Imprimir

La asociación de la Guardia Civil ve un afán recaudatorio en el límite a 110 km/h

on . . Visitas: 367

herraldo
La medida de rebajar el límite máximo de velocidad en autovías y autopistas a 110 por hora, en vigor desde ayer, tiene110 un «claro afán recaudatorio» y «muy poca base para afirmar que se van a ahorrar millones de toneladas de combustible». Así lo creen los miembros de la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC), como el delegado en Aragón de la entidad, Juan José García Calvo.

«Es una decisión totalmente improvisada, que no se sustenta en estudios serios y que ni siquiera ha tenido en cuenta otros que sí se han hecho en países europeos y que concluyen que no se ahorra disminuyendo el límite de velocidad», manifestó ayer el presidente de la comisión nacional de Tráfico de la AUGC.

«Aunque estamos de acuerdo en que a más velocidad los accidentes son más graves, esta medida no se adopta por seguridad vial sino por eficiencia energética, lo que no está en absoluto demostrado», aseguró.

Por su parte, el secretario general de la Unión de Guardias Civiles (UGC), Manuel Mato Vázquez, señaló que es una «tomadura de pelo» que tiene por objetivo poner más multas. «Se trata de recaudar, y punto», subrayó. Así, reprochó que, pese a la mejora de las carreteras y los motores, y a que «hay más controles», se vuelva a disminuir la velocidad en defensa de que «es más seguro». «Para eso, que digan que hay que circular a 100, a 90, o en caballo», ironizó.

En esta línea, Manuel Mato reiteró que «lo que interesa» al Ejecutivo son «las denuncias de tráfico» y añadió que, lo que no recauden los agentes, «lo harán los radares». También denunció las «presiones» que están recibiendo, a su juicio, los agentes de las agrupaciones de tráfico para que aumenten el número de denuncias «con fines recaudatorios».

Por el momento, la Dirección General de Tráfico no tiene previsto facilitar datos de velocidad media en las carreteras o del número de infracciones cometidas con el nuevo límite hasta que pasen unos días, ya que las cifras de una jornada, aseguran en la DGT, «no son significativas desde el punto de vista estadístico».

La reducción de velocidad sí se dejará sentir en la cuantía de las multas, en función de en cuanto se supere. Si antes se sancionaba con 100 euros superar los 151 kilómetros por hora, ahora se rebaja a 141. A partir de esa velocidad y hasta 161, se sancionará con 300 euros.

Para la AUGC de Aragón, la medida también influye en la aplicación del Código Penal, puesto que dice claramente que superar en 80 kilómetros el límite de vías interurbanas es delito. Ahora, el tope se sitúa en 191 y no en 201, como hasta el domingo pasado. «Nosotros no tenemos una instrucción contraria a este planteamiento», aseguró la AUGC.

De cualquier forma, fuentes de la Guardia Civil de Tráfico en Aragón aseguraron ayer que los conductores estaban circulando a 110 kilómetros por hora de manera generalizada. «Suele pasar cuando entra en vigor una nueva norma. Por lo general, se suelen relajar cuando pasan unos días», señalaron.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web