Imprimir

Amnistía Internacional pide que se juzgue a los autores de la represión en Túnez

on . . Visitas: 391

elmundo

02-03-2011Ghassan Chniti, de tan sólo 19 años, murió abatido el 8 de enero por disparos de la policía en la pequeña localidad de Tala, en el centro de Túnez. Un médico confirmó, tras examinar su cadáver en el hospital de Kaserine, que le habían disparado por la espalda.

Malek Habbachi, cinco años mayor que Chniti, falleció de un disparo en el cuello el 12 de enero pasado en el vecindario de Tadhamoun, uno de los mayores y más pobres suburbios de la capital, Túnez. Según los testigos, el disparo fue hecho por un francotirador.

A su hermano, Youssri, la policía antidisturbios le golpeó la cabeza, la espalda y las piernas cuando trataba de llevar a Malek a su casa.

Ghassan, Malek y Youssri son sólo tres de los jóvenes que murieron el pasado mes de enero en Túnez, durante la ola de protestas que acabó con el régimen de Zine El Abidine Ben Ali, según ha denunciado este martes Amnistía Internacional.

En el informe Revueltas en Túnez: violencia estatal durante las protestas antigubernamentales , la organización de derechos humanos asegura que las fuerzas de seguridad dispararon contra transeúntes y manifestantes empleando fuego real.

Desprecio por la vida humana

"Las fuerzas de seguridad actuaron con un irresponsable desprecio por la vida humana en muchos casos", asegura Malcolm Smart, director del Programa Regional para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional.

Por eso, la organización exige al nuevo Gobierno que investige "sin demora y de forma completa e independiente" estos homicidios y las graves denuncias de abusos perpetrados por las fuerzas de seguridad. "Se trata de un primer paso esencial para pasar la página de largos años de abusos bajo el Gobierno del anterior presidente. Con estas investigaciones, los tunecinos deben conocer la verdad, y las víctimas hallar justicia y reparación", añade Malcolm Smart.

La marcha de Ben Ali no supuso el fin de la represión. Amnistía Internacional ha documentado también abusos cometidos por las fuerzas de seguridad posteriores a la salida del país del ex presidente tunecino. El pasado 5 de febrero las fuerzas de seguridad de la ciudad de Kef abrieron fuego contra los manifestantes que pedían la dimisión del jefe de la policía local, a quien acusaban de abuso de poder. Dos manifestantes murieron por los disparos de la policía, que afirmó que intentaban entrar en la comisaría.

Por estos motivos, Amnistía Internacional ha pedido a las autoridades provisionales que permitan a los tunecinos expresar sus opiniones y participar en protestas pacíficas sin temor a resultar heridos o ser detenidos arbitrariamente.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web