Imprimir

La Fundación Botín quiere crear una Red de Centros de Educación Responsable

on . . Visitas: 460

abc

La Fundación Botín ha anunciado hoy su intención de crear una Red de Centros de Educación Responsable en Cantabria, tras los "contundentes" resultados obtenidos en un proyecto experimental sobre la aplicación de la educación emocional en las aulas.

El director general de la Fundación Botín, Íñigo Sáenz de Miera, y la consejera de Educación, Rosa Eva Díaz Tezanos, han presentado hoy, en rueda de prensa, los resultados obtenidos en el programa de innovación educativa desarrollado a lo largo de seis años en 100 centros de Cantabria, con 900 docentes y 20.000 alumnos.


Sáenz de Miera ha destacado que el resultado de este proyecto de Educación Responsable, en el que la Fundación Botín ha invertido cinco millones de euros, demuestra que "trabajar en las aulas las emociones y facilitar el desarrollo de la creatividad desde pequeños, funciona".

El director general de la Fundación Botín ha explicado que para conocer el alcance real de este programa que se desarrolla en Cantabria desde 2004, se encargó a la Universidad de Cantabria (UC) que realizase una evaluación en tres centros educativos que participaron de manera voluntaria.

Concretamente, la evaluación, en la que participaron dos equipos de la UC, se realizó en el colegio público Marcial Solana, de Villaescusa; en el instituto Nuestra Señora de los Remedios, de Guarnizo, y en el colegio concertado Sagrados Corazones, de Torrelavega, con resultados "contundentes", según Sáenz de Miera.

Tras la evaluación, hoy se han presentado los resultados de este proyecto experimental que reflejan que alumnos que han participado en el programa de la Fundación Botín muestran "mejoras significativas" con respecto a los que no lo han hecho.

Las mejoras se sustancian en niveles de ansiedad más bajos, en la inteligencia emocional o capacidad para identificar y diferenciar las propias emociones y para reparar los estados emocionales negativos, y en la habilidad para expresar sus ideas y sentimientos y defender sus derechos en las relaciones sociales evitando conflictos.

Estas mejoras significativas tiene, además, consecuencias importantes relacionadas con algunos de los problemas más graves y difíciles de resolver en el sistema educativos.

Previenen el consumo de drogas, mejoran la convivencia y disminuyen los niveles de violencia, mejoran la relación entre los profesores y los alumnos, y reducen los síntomas asociados a la depresión infantil y juvenil.

Además, se ha producido una correlación entre el clima escolar y el nivel académico, de tal manera que, cuando las relaciones y la comunicación entre alumnos y profesor-alumno mejora, el rendimiento académico también se incrementa.

Por tanto, Sáenz de Mera ha señalado que estos resultados confirman las teorías que venían relacionando la inteligencia emocional y social con la mejora de la calidad educativa.

Y ha avanzado la intención de la Fundación Botín de extender progresivamente este proyecto experimental al resto de centros con los que la institución trabaja en Cantabria, hasta formar una Red de Centros de Educación Responsable.

En principio, Sáenz de Miera ha explicado que la intención es trasladar este proyecto piloto a 15 colegios de la región, para ampliar progresivamente esta red a unos 50 centros, "que es el volumen crítico que se necesita para que se produzca un cambio en el sistema educativo".

El director de la Fundación Botín también ha mostrado el deseo de la entidad de poner a disposición de las administraciones públicas este proyecto experimental, que, según ha señalado"abre una puerta para abordar cuestiones que están detrás de algunos de los problemas de fondo del sistema educativo español".

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web