Imprimir

La asociación de enfermos apoya el cierre de Toén

on . . Visitas: 393

lavozdegalicia

«Un hospital digno, bien dotado y atendido, próximo y bien comunicado». Eso es lo que quiere para los enfermos galiciamentales la entidad que los agrupa, a ellos y a sus familiares, en Ourense. La asociación Morea manifestó ayer, a través de un comunicado, su apoyo al traslado de la hospitalización psiquiátrica a Toén. La presidenta de la entidad, Mª Ángeles Fernández, recuerda que representan a más de cuatrocientas personas y que su prioridad, durante quince años, ha sido fomentar la calidad de vida de los pacientes afectados por enfermedades mentales: «Son nuestros socios los primeros que deben opinar sobre las ventajas o desventajas que este cambio puede traer. Tanto las personas con enfermedad como las familias valoran como muy positivo poder contar con unas instalaciones dignas y bien comunicadas como las del hospital de Piñor"

Y es que la asociación no está de acuerdo con las tesis que abogan por ingresar a los pacientes psiquiátricos en lugares apartados. Aunque desde un punto de vista sanitario se abandonaron hace décadas, estos argumentos han sido reeditados en los últimos días por algunos sectores contrarios al cierre de Toén y al traslado de la hospitalización psiquiátrica a Piñor. «Seguir insistiendo en la necesidad de mantener alejadas a las personas con enfermedad mental de la comunidad no es un hecho demostrable en ningún caso como terapéuticamente beneficioso, más bien todo lo contrario», asegura Mª Ángeles Fernández. La presidenta de Morea considera que el proyecto del Sergas supone una mejora en las instalaciones: «No habrá ninguna pérdida a nivel asistencial, ni de profesionales ni de camas».
No escapan en Morea de la crítica, al tiempo que intentan alejar el caso de Toén del juego político. «El cambio debería haberse efectuado hace muchísimo tiempo, tal y como responsables de todas las administraciones que han pasado a lo largo de los últimos años, fueran del signo que fueran, han reconocido e intentado llevar a cabo».

Los responsables de Morea aportan al debate de los últimos días otro matiz. Apuntan que los enfermos deben ser atendidos en los hospitales pero no vivir en ellos. «Son centros sanitarios, no residenciales», señala Fernández. En su opinión, aquellas personas que no dispongan de un hogar o que necesitan cuidados especiales deben tener la posibilidad de contar con dispositivos especializados donde llevar una vida digna.


Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web