Imprimir

Botín sostiene que Cantabria puede estar entre las primeras regiones de Europa

on . . Visitas: 329

eldiarioMontanes

Con un cariñoso apretón de manos, el presidente de la Cámara regional, Miguel Ángel Palacio, y el presidente de la montaes2Fundación Botín, el banquero Emilio Botín, sellaron la entrega de la Medalla de Oro del Parlamento de Cantabria a esa institución, un galardón con el que el legislativo cántabro reconoce su contribución al desarrollo de una Cantabria «másmoderna, culta, dinámica e ilustrada».

El acto, al que asistieron las principales autoridades de la región, coincidió con la celebración del 29 aniversario del Estatuto de Autonomía de Cantabria, y por celebrarse en las postrimerías de esta legislatura, a apenas cuatro meses de las elecciones regionales y municipales, tuvo un sabor a despedida, a cierre de un ciclo y comienzo de otro.

Fue Botín, banquero sagaz y auténtico revolucionario de la banca española, quien lanzó el mensaje más optimista de la jornada festiva al asegurar, sin ambages, que «Cantabria tiene todo el potencial para ocupar un lugar destacado entre las regiones europeas», una afirmación que no estuvo exenta de encomienda, ya que pidió a la comunidad donde nació que sea «más ambiciosa» y apueste «de forma decidida» por el desarrollo sostenible, la innovación y la educación, los «tres pilares» de su crecimiento a largo plazo.

Fiel a su corbata roja y arropado por su hija Paloma Botín, vocal del Patronato, el director de la Fundación, Íñigo Sáenz de Miera, y todo el personal de la institución, así como por directivos del Santander, un Botín laudatorio agradeció el galardón recibido, que consideró «un gran honor», ya que supone «un reconocimiento al progreso y al desarrollo de nuestra tierra».

Convencido de que la colaboración público-privada es «la mejor herramienta para aunar esfuerzos y avanzar en el desarrollo de las regiones con una visión de futuro», el presidente de la Fundación y de Banco Santander se comprometió «a seguir trabajando» para acompañar a Cantabria en el proceso de desarrollo y progreso, tal y como hicieron hace 46 años sus tíos Marcelino Botín y Carmen Yllera, fundadores de la entidad, a cuya presidencia se incorporó Botín en 1993.

De su mano, la institución se ha convertido en la fundación privada más importante de España, con un patrimonio que ronda los mil millones de euros y un presupuesto de 30 millones en 2010. Acostumbrado a balances, el presidente rindió cuentas ante el auditorio de la actividad del Patronato, y repasó los proyectos que lleva a cabo en los ámbitos del desarrollo económico y social, la ciencia y la tecnología, y la educación y la cultura.

Esta referencia cultural le condujo directamente al futuro centro Botín de Arte y Cultura, que la fundación construirá en Santander, que constituye «el mejor reflejo de nuestro compromiso» con la ciudad. Con el aplomo del buen gestor, Emilio Botín mostró su convencimiento de que será «un centro emblemático de referencia», que situará a la capital cántabra «en el circuito de los grandes núcleos culturales de Europa». Explicó el banquero que este centro, que diseña el arquitecto Renzo Piano, va a contar con una inversión inicial de 60 millones de euros y una aportación anual de cinco millones, un gasto que «generará empleo directo e indirecto, más visitantes para la ciudad y potenciará su desarrollo económico y cultural».

En un vídeo proyectado durante el acto sobre la actividad de la institución, su hija y vocal de la Fundación Botín, Paloma Botín, dice que este futuro centro situará a Santander en el circuito internacional de museos. En la grabación, Paloma Botín adelanta que será un centro «vivo», que contará con terrazas, jardines, una sala de exposiciones «maravillosa», un cine donde se proyectarán obras sobre arte y una tienda de arte.
No olvidó el presidente de la entidad una referencia a la Cueva de Altamira, de la que es patrono, como atractivo turístico, y la «apuesta decidida» de la Fundación por el Museo y la neocueva, así como el importante patrimonio rupestre y arqueológico de Cantabria, que son «palancas de crecimiento» de la región junto al turismo.

Y en ese dulce transitar sobre la actividad de la Fundación, su presidente se detuvo en otro ámbito de actuación: la ciencia y la tecnología, para recordar la larga colaboración que mantiene con el Hospital Valdecilla desde 1973 o la construcción del nuevo Centro de Procesamiento de Datos del banco en Medio Cudeyo, que supone «una enorme oportunidad para generar beneficio, progreso y desarrollo» para Cantabria. Y de este área pasó a otra no menos relevante para la institución, la educación, con especial referencia a la colaboración de la Fundación para construir en Comillas el primer centro de Colegios del Mundo Unido en España, además de mostrar su orgullo de que la Universidad de Cantabria haya sido la primera en sumarse al programa Santander Universidades.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web