Imprimir

La Ley antitabaco provoca la creación de una nueva asociación de hostelería

on . . Visitas: 326

elcorreo

«Recibir, coordinar, ayudar e informar sobre los problemas actuales y futuros». Es la declaración de intenciones de la nueva asociación de hostelería que representantes de, al menos, 120 de los casi 400 bares y pubs de la ciudad acordaron ayer poner en marcha con un primer objetivo en su diana: la Ley antitabaco. Este colectivo se coordinará con Burgos y el resto de federaciones para «unirnos a todas las actuaciones que sean necesarias y tratar de solventar los problemas que puedan surgir durante el desarrollo de esta ley», explicó Pilar Amestoy, portavoz temporal de la nueva plataforma.

Nace con «la inquietud» de recibir todas las ideas y preocupaciones de los hosteleros de la ciudad «y canalizarlas hacia estamentos oficiales». Buscan ser una voz fuerte para solventar los contratiempos e invitan al resto de empresarios del sector a hacer causa común «frente a los problemas que nos podamos encontrar y dejando la puerta abierta a todos los hosteleros de Miranda, sin excepción». En la ciudad algunos están integrados en la Federación Provincial de Burgos y funciona desde hace años otra asociación. La idea es aunar esfuerzos y, desde la perspectiva de la que se impulsa desde La Charca, defender los intereses de «los más pequeños».

En un plazo de 15 días mantendrán una nueva reunión para elegir al órgano directivo que la representará. También para fijar unos estatutos que regulen su funcionamiento. De momento, los impulsores han creado un grupo de trabajo que integran 6 personas.

Riesgo de cierre

El proyecto se ha gestado en el barrio, pero «el problema de la Ley antitabaco afecta a todos y se nos han unido bares y pubs de distintos puntos de Miranda». A falta de acciones más concretas, se sumarán a la iniciativa de recogida de firmas puesta en marcha a nivel nacional. Colaborarían con el reto de lograr medio millón para una acción popular en el Parlamento que iría dirigida a «modificar o flexibilizar la ley». Porque, según defendió ayer Amestoy, «está siendo destructiva para la hostelería».

«Yo personalmente he perdido más de un 60% de la clientela. Se ha acabado el tema de los cafés completos y el de los partidos. Yo lo he notado mucho, hasta el punto de que he puesto el local en traspaso ya. Así de claro». Es el impacto que para la propietaria del Delsa, presente en la reunión, ha tenido la nueva norma en su escaso mes de aplicación. De forma generalizada se estima que la caída media estaría «entre un 30% y un 40%».

Pilar Amestoy hizo referencia al efecto que han tenido normas similares en otros países: «Entre el el 25% y el 30% de los bares han tenido que cerrar y entre el 8% y el 10% de los restaurantes, también. Si extrapolamos ese porcentaje a Miranda, estaríamos hablando de un cierre de 120 locales y entre 350 ó 400 puestos de trabajo menos». Uno de los actos de protesta que se plantean a corto plazo, y siempre y cuando sea aprobado por unanimidad, sería el de no expedir tabaco en las máquinas de forma temporal.

7648178

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web