Imprimir

La Fundación Barrié pretende que los módulos de respeto sean un referente

on . . Visitas: 344

la-opinion-coruna-e

En los años 70 la Fundación Barrié llevó una televisión a la antigua cárcel coruñesa, frente a la Torre de Hércules. Y desde ese momento, gracias al ímpetu de Carmela Arias y Díaz de Rábago, la entidad no ha cesado de colaborar con las prisiones gallegas. Ayer, su vicepresidenta, Pilar Romero y la secretaria general de Instituciones Penitenciarias, Mercedes Gallizo, firmaron un convenio de 150.000 euros para desarrollar en tres años diversas actuaciones en las cárceles, entre las que se incluye la ampliación de los llamados módulos de respeto.

Definido por el director de la fundación, Javier López, como un "entrenamiento de la convivencia en sociedad", existen en la actualidad trece en las prisiones gallegas y de los más de cuatro mil reclusos de estos centros, 1.250 ya han participado en la experiencia. En los próximos tres años, López apuesta por llevar la iniciativa "al límite de lo posible". Gallizo recogió el guante y cree que con la inversión de la Barrié en los módulos, en 2013 Galicia podría ser "referente en todo el Estado" en estos espacios de reinserción. No existe una previsión de cuántos presos podrían participar en los próximos ejercicios o cuántas aulas más se podrían poner en marcha, pero lo que está claro, según la responsable de las prisiones estatales, es que "cada año ganamos espacio al sistema tradicional con estos módulos". Las celdas rompen los barrotes.

Estos espacios, que nacieron en 2000 en León, se basan en la aceptación por parte de los internos de un código ético de conducta y en la participación en un programa diario de actividades.

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web