Imprimir

Descubriendo al Mandela más personal

on . . Visitas: 344

elmundo06-01-2011bis

2010 cambió la historia del fútbol español y lo hizo en Sudáfrica, la tierra que vio nacer a Nelson Mandela, sin duda, uno de los políticos más admirado en el mundo. Las vuvuzelas del Mundial consiguieron deslucir la celebración de los veinte años de la liberación del político, encarcelado durante 27 años por su lucha contra el 'apartheid'. Sin embargo, la publicación del libro 'Conversaciones conmigo mismo', una recopilación de cartas, diarios y borradores del ex presidente sudafricano le ha devuelto todo el protagonismo a través de un Mandela más cercano, humano e íntimo.

La obra recuerda al hombre que se convirtió en "un símbolo de la lucha por la justicia, la igualdad y la dignidad", como le describe el presidente de los EEUU, Barak Obama, en el prólogo. Aunque este libro va más allá de esa trayectoria política de Mandela que ya se conoce, de su lucha contra el 'apartheid' desde la cárcel, de su liberación y de su llegada a la presidencia del país. Son sus cartas, sus pensamientos plasmados en sus diarios, sus entrevistas más cercanas, sus palabras más íntimas las que ofrecen la vida del gran político analizada desde su interior, ofreciendo al lector su visión personal de la historia.

No sólo se conocen las opiniones de Mandela sobre el aborto, la pena de muerte o el patriotismo, por poner un ejemplo, sino que además se revelan su sentido del deber, su sentido de la justicia, su sentimiento de culpa o remordimientos en determinados momentos de su vida. A través de sus palabras el lector puede sufrir la gran carga que supuso para el hombre alejarse de su familia, al principio de su madre y después de su mujer y sus hijos, para luchar por sus ideales.

"A menudo me he preguntado si está justificado que alguien desatienda a su propia familia para luchar con el fin de que otros tengan oportunidades. ¿Puede haber algo más importante que cuidar a tu madre, que se acerca a los 60 años, construirle la casa de sus sueños, alimentarla bien, darle buena ropa y todo el amor que uno tiene?", escribía el propio Mandela encerrado en prisión. Aunque él mismo se consolaba sabiendo que su madre le animó hasta el final de sus días a "mantener sus creencias y a luchar por ellas".

Una lucha que tuvo un alto coste personal para el líder africano. Los 27 años que permaneció encarcelado perdió a su madre y a su hijo mayor sin poder asistir a sus funerales, a pesar de las cartas que escribió para solicitar esta última despedida. Cómo se enfrentó Mandela a estas grandes ausencias en su vida es una de las partes de la obra que más exponen al hombre, al hijo y al padre de familia que fue, al marido ausente... un Mandela que sufre impotente y que frente al dolor llega a confesarle a Winnie Mandela en una carta en 1969, entonces su esposa: "Nunca antes te he echado tanto de menos como en este momento".

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web