Imprimir

Una ONG israelí denuncia arrestos ilegales de menores palestinos

on . . Visitas: 505

ima1_13dic
Tras entrevistar a 30 palestinos detenidos, la organización israelí de Derechos Humanos B'tselem ha denunciado este lunes a la Policía de Jerusalén de arrestar ilegalmente a menores en el barrio de Silwan, en la parte oriental de la ciudad. Las detenciones, realizadas a raíz del lanzamiento de piedras contra policías y habitantes judíos del barrio palestino en Jerusalén, "incumplen la ley y atentan contra la Ley del Menor".

Según B´tselem, "en muchos casos las detenciones se realizaron de noche, los interrogatorios se hicieron sin la presencia de los padres y a veces con uso injustificado de esposas". El portavoz de la Policía del distrito de Jerusalén niega rotundamente las acusaciones.

B´tselem indica que al menos 81 menores han sido arrestados y llevados temporalmente a la comisaría en el último año. En su gran mayoría bajo la sospecha del lanzamiento de piedras contra las fuerzas de seguridad israelíes en los enfrentamientos entre éstas y palestinos en esa conflictiva zona de la ciudad.

Uno de los casos reflejados en el informe es Yasan, de 14 años. "El agente vio que tenía las esposas un poco sueltas y las apretó por la fuerza. Luego no me permitió ir al lavabo o beber. Al final no pude soportar más tanta presión y confesé que había lanzado piedras contra la casa Yehonatan", afirma en alusión al protegido edificio en el que viven judíos en pleno barrio palestino.

"Los enfrentamientos en el barrio de Silwan y el lanzamiento de piedras no justifican la continua violación de la ley. La actuación de la Policía hacia los menores palestinos de ese barrio supone un grave desprecio de la ley y protección especial que gozan los menores", denuncia Amer Aruri, investigador de B´tselem.

Cuatro de los menores detenidos tenían menos de 12 años, la edad mínima para asumir responsabilidades penales. Bstelem denuncia que en un caso "un niño de ocho años fue sacado de su cama en mitad de la noche sólo porque su nombre coincidía con el de otro niño sospechoso de tirar piedras".

La Policía ha rechazado las acusaciones

La Policía de Jerusalén ha rechazado las denuncias. "En las acciones contra los menores que violan la ley y ponen en peligro el orden y la vida de los habitantes, la Policía actúa de acuerdo a la ley y las normas. En cualquier caso que alguien crea que se haya atentado contra sus derechos legales y que considere que la Policía ha actuado contra la ley, puede presentar una denuncia en el procedimiento pertinente", afirman los portavoces policiales.

Preguntado sobre el hecho de que en muchos casos-según B´tselem-los agentes no llevan a los padres del menor al centro de detención (el llamado "Complejo Ruso"), la Policía responde: "Durante la detención, los padres o familiares de los menores detenidos sospechosos de violar la ley no son llevados a la comisaría con él por motivos operacionales y de seguridad pero se les urge a llegar inmediatamente para asistir al interrogatorio del sospechoso. En la mayoría de casos, los padres llegan y están en el interrogatorio. Hay veces que los padres prefieren no estar presentes y actuamos siempre de acuerdo a la ley y especificando el motivo de la ausencia voluntaria del padre".

B´tselem replica a la réplica policial argumentando que "sólo en casos aislados el Departamento de Investigación interna de la Policía abre una investigación y se suelen cerrar sin sanción alguna. La mayoría de denuncias son ignoradas".

Mientras los habitantes palestinos de Silwan apoyan el informe de la ONG contra la policía de Jerusalén, israelíes como Meir Indor, herido hace dos meses por las pedradas, afirma: "Por culpa de B´tselem y grupos parecidos, los jóvenes árabes consiguen boicotear los interrogatorios y al salir sin castigo de sus delitos, vuelven con la misma motivación a sus ataques".

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web