Imprimir

Pekín se inventa su propio "Nobel"

on . . Visitas: 324


En apenas tres semanas, una organización no gubernamental organizó en la capital china el Premio Confucio de la Paz. Es la respuesta rápida del Nobel al disidente chino Liu Xiaobo, una concesión de la que el Gobierno chino asegura que "la mayor parte del mundo" está en contra. La apresurada ceremonia de entrega del Confucio de la Paz se produjo en la cuarta planta de un hotel en Pekín y no tuvo ningún brillo, ni color, ni siquiera buena calidad de sonido, ni tampoco contó con la presencia del galardonado, el exvicepresidente taiwanés Lien Chan.

Pekín premia a Lien Chan por su contribución a la paz entre China y Taiwán porque, según el jurado que concedió este premio, "demuestra el hecho histórico de que los compatriotas al otro lado del Estrecho están tan unidos como la sangre y los huesos, lo que representa una señal de que esta paz entre los dos lados del mar puede liderar la paz mundial y crear un modelo para el resto de los seres humanos". Sin embargo, la oficina en la que actualmente trabaja Lien Chan en Taiwán precisó que no tenían constancia de la concesión del citado galardón ni de un inminente viaje a Pekín para su recogida. Prueba de ello fue su ausencia a la ceremonia de entrega, en la que una joven desconocida recogió los 11.400 euros con los que está dotado el premio. Es más, Lien Chan parece que no tiene intención de recibirlo, señaló su portavoz Ting Yuan-chao en Taipei a agencias de prensa.

La oposición independentista taiwanesa y políticos del gobernante Partido Kuomintang (KMT), del que Lien es presidente honorario, criticaron ayer la concesión del premio al dirigente político como una maniobra manipuladora destinada a desviar la atención ante la concesión del Premio Noble de la Paz al disidente chino Liu Xiaobo.

El presidente taiwanés Ma Ying-jeou, a pesar de su política de acercamiento a China, no dejó de hacer un llamamiento a Pekín para que liberase a Liu Xiaobo, y la concesión del Premio Confucio de la Paz a Lien Chan solo le acarrea problemas en Taiwán.

Lien, por medio de su portavoz Ting Yuan-chao, señaló que no quiere hacer comentario alguno sobre el premio, mientras que un político cercano a Lien, el legislador del KMT Ting Shou-chung, trató de minimizar su impacto y lo calificó de "usual maniobra china".

El jurado aseguró en su anuncio oficial que "China es un símbolo de la paz, mientras tanto posee el poder absoluto para mantenerla. Con más de mil millones de personas, debería de ser una voz más fuerte en el tema de la paz mundial". Y se atrevió a destacar que "Noruega es solo un país pequeño, con una escasa área de tierra y población, pero debe ser una minoría en términos de grandes números relativos sobre la concepción de la libertad y la democracia". Por lo tanto, añadió, la selección del Premio Nobel de la Paz "debe abrirse a la gente en el mundo, en lugar de participar solo una minoría en la presunción de la llamada. Debido a que es incapaz de estar situado en el punto más alto de todo el ser humano, y también le resulta difícil representar el punto de vista de la mayoría de la gente, que puede inevitablemente sesgada y falaz".

Zhao Zhenjiang en el jurado El jurado está compuesto por el editor Tan Changliu, el profesor universitario Yang Disheng, el filósofo Zhou Guidian, el académico Li Jixing y por el profesor de español de la Universidad de Pekín, Zhao Zhenjiang, traductor en el país asiático de la obra del Premio Nobel de Literatura de este año, Mario Vargas Llosa, y único especialista en traducir poesía del español al mandarín. Tan aseguró en la ceremonia que China es una gran nación, influenciada por el concepto de Confucio de paz para largas temporadas, por lo que quieren promover la paz desde la perspectiva asiática. "Europa está llena de pequeños países que han luchado entre ellos durante siglos, por ello no queremos ver que la gente que no entiende el concepto de la paz lo arruine", dijo Tan al ser preguntado por la libertad de Liu Xiaobo o la campaña que China ha impuesto en los medios de comunicación nacionales para no informar sobre dicho galardón.

Los nominados al premio fueron tan peculiares como diferentes: el Panchen Lama Gyaincain Norbu, elegido por el Gobierno central para ser el nuevo Dalai Lama y candidato por sus extraordinarias contribuciones a la estabilidad en el Tíbet y la unidad nacional; el presidente de Microsoft, Bill Gates; el ex presidente sudafricano, Nelson Mandela; o el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmoud Abbas.

En la habitual rueda de prensa que el Ministerio de Asuntos Exteriores celebra los jueves, el portavoz de turno, Jiang Yu, aseguró que más de un centenar de países han expresado a China su apoyo ante la entrega del galardón. "Esa gente del Comité Noruego tiene que admitir que son minoría. El pueblo chino y la abrumadora mayoría de los pueblos del mundo se oponen a su acción", dijo Jiang, quien repitió de nuevo que el galardonado con el premio Nobel de la Paz es un criminal. Además, recalcó que el Comité Noruego no tiene derecho a juzgar asuntos referentes a China, ya que "se trata de un asunto de injerencia en los asuntos internos", y declaró que cualquier intento de presionar para la liberación de Liu, en la cárcel cumpliendo una condena de once años, está condenado al fracaso.

Por el momento, 19 países (China, Rusia, Cuba, Venezuela, Colombia, Marruecos, Egipto, Túnez, Sudán, Serbia, Filipinas, Irak, Irán, Vietnam, Pakistán, Afganistán, Kazajistán, Arabia Saudí y Ucrania), han declinado asistir a la ceremonia, a la que tampoco podrá acudir la esposa del galardonado, la poetisa Liu Xia, en arresto domiciliario en su casa de Pekín, o la mayoría de disidentes o artistas chinos que han intentado viajar al extranjero. Liu Xiaobo entregó un discurso al disidente chino Xu Wenli titulado No tengo enemigos, para que sea leído en Oslo, en el que afirma que todo lo que ha hecho "es inocente" y en el que subraya que "la libertad de expresión es la base de los derechos humanos y la madre de la verdad, y su supresión equivale a pisotear los derechos humanos, asfixiar la naturaleza humana y oprimir la verdad".

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web