Imprimir

Cien navarros esperan poder volar de Barajas a Tindouf con ayuda humanitaria

on . . Visitas: 336

ima1-6dic
Un centenar de navarros que tenía previsto trasladar hasta los campamentos saharauis de Tindouf ayuda humanitaria se encuentra en Madrid y Barajas desde ayer a la espera de que despegue su avión de las líneas argelinas. El grupo partió de Pamplona el sábado a las cuatro de la mañana y durante el día de ayer permaneció en el aeropuerto madrileño a la espera de noticias, ya que tenía programado el vuelo para las 12.30 del mediodía. Pasadas las ocho de la tarde de ayer se les comunicó que su avión saldrá hoy a la una del mediodía. Los organizadores de la expedición esperan que para hoy se resuelva el problema y que dado el carácter humanitario del viaje sea considerado prioritario.

El grupo lo integran unas 80 personas que han acogido en sus casas niños y niñas saharauis durante el último verano a través de la ONG ANAS y que tienen el deseo de conocer y ayudar a las familias de los menores. Otro grupo de personas son representantes de las tres organizaciones humanitarias que trabajan con el pueblo saharaui (ANARASD -programa de ayuda humanitaria-, ANAS -vacaciones de verano- y ATTSF -transporte y distribución de ayuda-). Completan la expedición otro grupo anónimo de solidarios en el que participan, entre otros, representantes de municipales de los ayuntamientos de Berriozar y Berriplano.

El grupo, que ayer vivió una jornada agotadora por la incertidumbre del viaje y el cansancio acumulado, tiene previsto trasladarse a un poblado construido en el desierto recuperando los nombres de las ciudades del Sáhara que fue. Carolina García, secretaria de ANAS señaló que en este vuelo regular el objetivo es sensibilizar a las familias y a la población en general de la situación en la que se encuentran los saharauis desde hace 36 años. "En otros viajes mandamos caravanas de ayuda, camiones con material escolar, medicamentos y alimentos, pero en esta ocasión al ser un vuelo regular se ha organizado para que las familias puedan conocer la situación en la que viven los niños y niñas que viajan en verano y ayudarles de otra manera, comprando allí los alimentos porque no podemos llevar peso", remarcó.

Cada familia podía llevar hasta 30 kilos de peso y las bodegas de los dos autobuses que partieron el sábado desde San Jorge iban llenos por lo que se calcula que llevan más de 3.500 kilos de material. En cualquier caso, hasta hoy no sabrán si podrán lograr su objetivo.

 

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web