Imprimir

Una organización independiente confirma las torturas en el campamento del Aaiún

on . . Visitas: 323


La organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW) denunció ayer que las fuerzas de seguridad de Marruecos cometieron “repetidos abusos” y golpes a los saharauis detenidos tras los disturbios del 8 de noviembre en las afueras de El Aiún.

“Las fuerzas de seguridad marroquíes también atacaron directamente a los civiles”, concluye la organización en su último informe sobre la situación, en el que también pide a las autoridades de ese país que cese “inmediatamente el abuso contra los detenidos y realice un investigación independiente” a ese respecto.

El pasado 8 de noviembre las fuerzas de seguridad marroquíes desmantelaron por la fuerza el campamento de Gdeim Izik, donde miles de saharauis habían instalado 6.500 tiendas de campaña para reclamar mejores condiciones económicas y sociales en la parte del Sáhara occidental bajo control de Marruecos.

HRW dijo que no ha podido comprobar por sí misma la cifra de muertos y heridos, aunque sí ha comunicado al ministerio del Interior marroquí que tiene pruebas de que agentes marroquíes “dispararon el 18 de noviembre en El Aiún hiriendo a civiles”, y que también protagonizaron otros “ataques violentos contra saharauis. Al día siguiente, las autoridades marroquíes lo negaron”.

“Las fuerzas de seguridad tienen derecho a usar la fuerza de manera proporcionada para prevenir la violencia y proteger las vidas, pero nada justifica golpear a las personas hasta dejarles inconscientes”, afirmó ayer la directora de HRW para Africa, Sarah Leah Whitson, mediante un comunicado, en el que aparecen los testimonios de varias víctimas.

HRW acusa a esas fuerzas de seguridad de haber actuado junto a “civiles marroquíes en acciones de castigo contra civiles y hogares, además de impedir a los heridos saharauis acceder a tratamiento”.

Asimismo señala que las autoridades del país magrebí detuvieron tras los incidentes a cientos de saharauis, de los que “todavía retienen a un centenar. Nueve han sido trasladados a Rabat” como parte de la investigación que “sigue un tribunal militar, según HRW sus abogados”.

La organización humanitaria denuncia igualmente las restricciones para el acceso a la información que Marruecos ha impuesto sobre El Aiún, permitiendo la entrada con cuentagotas de medios de comunicación y organizaciones no gubernamentales.

Palizas y amenazas > Asimismo dijo que HRW ha detectado abusos en las detenciones durante el proceso de custodia, “incluidas palizas que dejaron a algunos de los detenidos inconscientes, además de que les orinaron encima y les amenazaron de violación”.

En su informe incluye, entre otros, el relato del saharaui Ahmed Jadahlou Salem, de 34 años, que dijo a HRW que en la mañana del desmantelamiento del campamento de Gdeim Izik, fue detenido por gendarmes marroquíes que lo “golpearon y patearon hasta perder la consciencia” y se despertó en una comisaría.

Por otro lado, el rey Mohamed VI de Marruecos nombró ayer al saharaui Ahmedu Uld Suilem como nuevo embajador de su país en España, según anunció la agencia oficial marroquí MAP.

El nuevo embajador de Marruecos en España fue uno de los miembros fundadores del independentista Frente Polisario y en julio de 2009 fue recibido por Mohamed VI en la celebración del décimo aniversario de su coronación, tras abrazar la iniciativa marroquí de autonomía para el Sáhara Occidental, a la que el Polisario se opone.

La designación de Uld Suilem se conocía desde hace meses, pero hasta ayer no se había materializado con su designación oficial por parte del monarca.

Además, el rey de Marruecos reemplazó ayer gobernador civil de El Aaiún, Mohamed Jelmous, por el saharaui Jalil Djil.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web