Imprimir

El trágico disfraz de los nuevos pobres

on . . Visitas: 420


Nos son conocidos ni son fácilmente identificables. Son personas que necesitan ayuda, pero no la piden. Antes de la crisis tenían un poder adquisitivo aceptable, e incluso elevado, pero la crisis les ha colocado en una situación complicada. Son los nuevos pobres, aquellos que, bajo el trágico disfraz de la miseria, esconden a una persona que pide a gritos ayuda aunque no lo quiera reconocer. La crisis ha dejado a miles de españoles en una situación «vergonzante» por la que decenas de voluntarios de Cáritas, ONG y trabajadores de Servicios Sociales luchan día a día por dignificar.

La Concejalía de Atención Social del Ayuntamiento de Cartagena ha puesto en marcha un nuevo servicio para identificar, ayudar y mejorar la vida de estos nuevos pobres. Personas que cumplen un perfil muy similar. Antes tenían un trabajo y un nivel de vida medio alto, pero ahora se encuentran en paro y con cargas económicas a las que les resulta muy difícil hacer frente. Anteriormente se podían permitir algún que otro lujo, pero ahora se ven abocados a pedir comida y ropa en los economatos y en Cáritas, o dinero en el mismo Ayuntamiento para pagar la hipoteca.

«Normalmente son personas que les cuesta mucho trabajo venir a pedir ayuda para salir adelante, o a contarnos sus problemas, porque no están acostumbrados a hacerlo», explica el concejal cartagenero de Atención Social, Antonio Calderón. Para ellos se ha creado este servicio, para que puedan acudir sin sonrojo alguno, con la confianza de que encontrarán gente que les ayudará y que les guiará.

Parados sin cotización

Los ancianos sin pensión; los parados sin cotización; los drogodependientes sin familia; los alcohólicos sin asistencia o los sin techo no son los únicos a los que hay que atender ahora. A ellos se suma una cantidad importante de ciudadanos que esconde su situación bajo un manto, pero a través del que piden ayuda intentando que nadie se entere.

Antonio Calderón confiesa que cada vez se hace más difícil atender a todos, tanto a los nuevos pobres como a los que ya lo eran. Por eso todos los medios son pocos. «Intentamos optimizar nuestros recursos para ofrecer ayuda a todos los que nos la piden», comenta.

Para ese tipo de personas, además de esta iniciativa de Atención Social, se ha creado el economato solidario de Cáritas en Cartagena, pionero en la Región. Se trata de un supermercado donde se pueden adquirir todos los productos de primera necesidad a un precio muy reducido. Las familias que van a comprar encuentran todo sólo al 25% de su coste. El resto lo pagan otras familias que apadrinan a éstas.

Dentro de esta iniciativa trabajan cerca de sesenta personas voluntarias que dedican parte de su tiempo libre a hacer la vida de los nuevos pobres un poco más fácil. La coordinadora de este supermercado solidario es Petri García. «El economato surgió a raíz de la crisis. Está pensado para aquellas personas que lo están pasando muy mal y que no se atreven a ir a la sede de Cáritas de una parroquia a pedir», cuenta.

Solidaridad

El economato se puso en marcha hace apenas seis meses. Abre dos veces a la semana por las tardes, martes y jueves. Allí van familias que cumplen una serie de requisitos, como tener un sustento económico básico y estar apadrinado por una familia, por Cáritas, por alguna cofradía de Semana Santa o por el propio Ayuntamiento.

«Aquí sólo hay productos básico de higiene para la casa o para el hogar. Y alimentos de primera necesidad rebajados al máximo», describe Petri García. De momento, son sesenta y una familias las que están autorizadas a comprar en el economato. «Normalmente son personas que están cobrando el mínimo del Estado y que con eso no llegan a subsistir y no pueden pagar sus necesidades. Es decir, familias que aún pueden pagar un poco por lo que compra. Eso les dignifica», añadió la coordinadora de esta iniciativa. Petri García realiza un llamamiento a los ciudadanos de la Región para que las familias que quieran apadrinar más economatos de este tipo lo hagan. Quizás entre todos se pueda despojar de ese trágico disfraz a los nuevos pobres.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web