Imprimir

Un chip identificará las bicicletas

on . . Visitas: 326


El uso de la bicicleta está creciendo a pasos de gigante y en prácticamente todas las casas hay uno de estos vehículos. Pero el problema que se está generando es la dificultad que existe para identificarlas en caso de robo o de decomiso por una infracción.

El Ayuntamiento de Valencia ya trabaja para buscar una solución y mejorar el control de estos nuevos vehículos que están invadiendo las calles y que deberán seguir la normas de una ordenanza ya en funcionamiento.

«Estamos trabajando con el Instituto Tecnológico de Metalmecánica (AIMME) quién diseñará unos chips identificativos similares a los que los llevan los perros», puntualizó ayer el concejal de Seguridad Ciudadana, Miquel Domínguez.

La intención es colocar el mecanismo en la barra inferior al sillín que estaría pegado con una silicona especial para evitar su desplazamiento mientras el conductor circula. Por tanto, si al ciclista le sustrajeran la bicicleta podría recuperarla con más facilidad. «Nosotros recogemos muchas, pero no podemos devolverlas a sus dueños porque identificarlas es más complicado de lo que parece. Normalmente el usuario ya no tiene en su poder la factura de compra», explicaba Domínguez.

Con el chip no habrá duda alguna y el agente, con sus agendas PDA, podrá identificar a su propietario. «Pensamos que es una iniciativa muy interesante y que el ciclista lo tendría gratuitamente y de forma voluntaria para proteger su vehículo», añadió el concejal de Seguridad Ciudadana.

Durante varias semanas, el Ayuntamiento ha estado buscando fórmulas para reconocer estos vehículos tan de moda. «En un principio pensamos que se podría matricular la bicicleta, pero este nuevo sistema lo consideramos mucho mejor porque no dañaría el chasis de la bicicleta al grabarla y colocar un número de serie», aseguró.

La intención del Ayuntamiento es poner en marcha el proyecto a principio de año. «Nos gustaría iniciar enero con el chip ya operativo, pero si no da tiempo comenzaremos identificando las bicicletas con matrículas y en cuanto esté ya creado el chip, entonces será este sistema. Insisto en que será una opción voluntaria y un servicio que queremos dar a nuestros ciclistas», continuó Domínguez.

Valencia se convertirá en pionera en instalar este mecanismo y referente para el resto de ciudades que utilizan las bicicletas para trasladarse.

Esta solución será muy útil sobre todos para todos los ciclistas que sufren por su vehículo y temen que se lo roben. De hecho, los depósitos municipales están repletos de bicicletas sin identificar. Hace unos meses el Ayuntamiento decidió regalarlas a varias ONGs tras permanecer almacenadas casi un año y sin encontrar a sus propietarios. «Con este sistema, sin embargo, los valencianos podrán recuperarlas sin problemas», indicó Miquel Domínguez.

Cuando el chip esté operativo, los usuarios podrán acudir a las oficinas de objetos perdidos de las comisarías, previa solicitud de turno por teléfono, para instalarlo.

A lo largo de la semana pasada los agentes estuvieron repartiendo folletos explicativos informando a los ciclistas de la normativa municipal que deberán cumplir: Casco en zonas interurbanas, chaleco reflectante en horario nocturno y la advertencia de que se requisarán las bicicletas que se encadenen a una farola o un árbol.

«El otro día se llevaron mi bicicleta, reconozco que estaba atada a un árbol, pero ahora no puedo identificarla porque no tengo el ticket de compra de hace cuatro años», dijo una ciclista.

Con la instalación del chip, esta situación tendrá fácil solución para unos vehículos que cuestan hasta los 1.500 euros.

Circular por aceras

La nueva ordenanza también prohibe expresamente la circulación por las aceras y las calles peatonales, siempre que esto último no esté indicado con placas. En el paseo marítimo existe un carril bici algo al interior de la zona reserva para los peatones, sin embargo, son pocos los que circulan por ahí y prefieren recorrer el paseo marítimo y al mismo tiempo disfrutar de las vistas hacia el mar.

La mayoría de las sanciones se han tramitado por circular en aceras y calles peatonales. Los ciclistas insisten en que se sienten muy inseguros circulando por las calzadas porque los conductores todavía no se han acostumbrado a tener en cuenta que hay coches, autobuses, motos y ahora también bicicletas circulando por la ciudad.

Las sanciones son diversas según su tipología, pero por circular por las aceras la cuantía de las denuncias asciende a 200 euros.

La semana pasada los ciclistas realizaron una ciclomanifestación por las Grandes Vías para denunciar la falta de carriles bici por las vías rápidas y la necesidad de proteger a estos usuarios de los conductores habituales.

Su principal reivindicación es la señalización de ciclocalles, carriles bici y hasta colocar marcas en la calzada para advertir a los conductores en los cruces de la presencia de estos itinerarios reservados a un transporte alternativo que cada vez gana más adeptos.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web