Imprimir

Dopaje, abortos y Jasikevicius

on . . Visitas: 443


A finales de los años sesenta, la República Democrática Alemana encontró en el deporte el mejor embajador para demostrar al mundo la fuerza y razón del sistema comunista. Y encontró en una serie de hombres sin escrúpulos, como el nazi Manfred Ewald y el doctor Manfred Hoppner, el perfecto medio para llevar a cabo sus fines. Durante años, generaciones de deportistas fueron sistemáticamente dopados con esteroides y testosterona, principalmente las mujeres.

El esteroide anabolizante más utilizado fue el Oral-Turinabol y las fuertes dosis provocaron serios cambios fisiológicos (masa corporal exagerada, aumento del vello, etcétera), así como aseveras alteraciones en su carácter. La caída del muro de Berlín confirmó que alrededor de 10.000 deportistas sufrieron esta práctica abusiva de dopaje con consecuencias trágicas. El número de abortos involuntarios entre esa población de deportistas fue 32 veces superior a la normal y los niños nacidos muertos o con discapacidad fue también 10 veces superior a la tasa del resto de la población. Y es que una de los efectos secundarios de ese esteroide es que aumentaba la libido, una de las preocupaciones de los médicos, que resolvían el problema con anticonceptivos en el mejor de los casos. En otros, utilizaban los embarazos, no ya para mejorar el rendimiento deportivo, pero sí para enmascarar las enormes dosis de testosterona y otras hormonas que les sumistraban. Una vez concluida competición, se provocaba el aborto para que la atleta recuperase su estado de forma y evitar malformaciones del feto.

Contra el régimen

La Unión Soviética mantenía un régimen espartano para sus atletas, objetos de propaganda del sistema. Poco antes de 1976, con motivo de los Juegos de Múnich, la entonces rusa Rita Jasikeviciute iba ser convocada por la selección de balonmano, pero se quedó embarazada. El régimen soviético le obligó a abortar, pero Rita se negó en redondo. El aparato del Estado tomó medidas contra la deportista, expulsándola de la selección rusa de por vida, y privándola de los escasos beneficios de que disfrutaban los deportistas de élite. En marzo de 1976, Rita dio a luz a un varón al que llamó Sarunas. Sarunas Jasikevicius, baloncestista de la NBA y la ACB.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web