Imprimir

Más de 5.000 jóvenes y jubilados asturianos subsisten con los vales de comida de Cáritas

on . . Visitas: 410


«Que en Asturias la crisis sea menor que en el resto del país no quiere decir que las cosas aquí vayan bien. Porque van mal, muy mal». Adolfo Rivas, director de Cáritas en Asturias, tiene claro el mensaje, «es verdad que al Principado la crisis llegó más tarde y más suave, pero ha llegado y, ahora mismo, estamos desbordados».

Esa demanda desbocada tiene cifras alarmantes: más de 5.000 asturianos, entre jóvenes -con formación e hijos a cargo- por un lado, y mayores de 65 años -jubilados con bajas pensiones- por otro, subsisten gracias a los vales de comida de Cáritas. «Y la demanda va a más».

Rivas apoya su rotundo mensaje en las cifras, que surgen de su propia estadística. Los números, dice el director de Cáritas «nos muestran cómo la demanda ha ido creciendo. Tenemos un 30% más de peticiones de familias, formadas la mayoría por jóvenes, con hipoteca e hijo, hasta llegar a 2.650 casos». A ellas suma el director general de Cáritas en la región el crecimiento de hasta el 22% «de la petición de ayudas desde el colectivo de personas mayores de 65 años. Tenemos 2.522 peticiones».

En suma, más de 5.000 asturianos que han llegado a la puerta de la ONG de la Iglesia «sin creérselo». Porque explica Rivas que «los casos que vemos ahora no son personas sin hogar, que llevan una vida transeúnte, son familias que, hasta hace unos meses, tenían una casa, un trabajo y, ahora, se encuentran sin nómina ni dinero para mantenerse».

El denominador común de estos recién llegados a Cáritas es «la confusión y el desconcierto». Mantenían una situación económica precaria, «pero como la de tantas familias, que tenían un trabajo con un sueldo bajo, pero con el que pagaban una hipoteca o un alquiler. Jóvenes, recién casados y, algunos, con hijo». En ese colectivo de familias aparecen, también, mujeres «que se han quedado solas, pero con los hijos a su cargo».

Lo inesperado de «encontrarse en el paro, sin que los ingresos lleguen para todos los gastos», también está afectando a un grupo de jubilados «que, o tienen la pensión mínima, y no les llega, o su pensión no es tan baja, pero están ellos tirando de la economía familiar. Tampoco les llega».

Su demanda ha hecho que los 1,3 millones de euros que Cáritas gastó el año pasado en vales de comida «sea superado este año. Pasaremos del millón y medio, porque ya estamos rozando ahora esa cifra y todavía quedan dos meses para que acabe el año».

486 menores en riesgo

Los menores no se escapan de los problemas económicos de sus mayores, por lo que los grupos de trabajo de Cáritas también han visto como se intensificaba la demanda de atención a los más pequeños «un 18%. Son 486 los chicos y chicas a los que damos asistencia».

Ante este panorama, Rivas quiere matizar que «no está todo perdido» y reiterar la idea de que «es cierto que en Asturias estamos mejor que en otras comunidades, pero eso no significa que no tengamos que actuar».

Porque la cobertura social que ofrece el Principado -el salario social, una paga para las personas sin recurso, inexistente en otras comunidades- «está bien, pero no es suficiente», sobre todo «por los problemas que está teniendo en la tramitación. Hay mucho retraso y la gente no puede esperar. El agua la cortan y la electricidad, también».

Por ese motivo, insiste Cáritas en la necesidad de que las entidades sociales «tengamos presupuestos garantizados» y que se apueste «por la formación e integración laboral». La falta de empleo se está convirtiendo el lastre del fin de la crisis «a la que no vemos salida, ni ahora, ni en 2011», y Rivas alerta de que «ahora no hay empleo ni para las personas con formación. Lo estamos comprobando en nuestros propios cursos, antes lográbamos que el 35% de los usuarios encontraran trabajo, ahora, aunque llegan personas con experiencia laboral, no lo hace ni el 28%».

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web