Imprimir

Mira el mundo, está bajo tus pies

on . . Visitas: 399


Ayudar a los demás, además de gratificante, puede ser divertido, incluso cuando se trata de hacer algo por alguien que está
en la otra punta del mundo. La fiesta anual del Fons Pitiús se celebró por primera vez en Sant Joan para dar a conocer la actividad de cooperación internacional que se desarrolla desde Eivissa y Formentera con tenderetes, payasos, juegos y artesanía de los lugares en los que se está trabajando.

Se lee entre los mensajes que ha colgado la gente, escritos en papel seda verde esperanza y después plastificados, en el árbol de alambre preparado por Pau amb Dignitat, una de la decena de entidades que participaron en la fiesta anual del Fons Pitiús de Cooperació, que se celebró por primera vez ayer en Sant Joan: ´Si quieres ver el mundo, mira, está debajo de tus pies´, reza. «Es bonito y da que pensar, ¿eh?», opina Maria Aurora Serra, de Pau i Dignitat. Pero hay otros, escritos en danés, francés, inglés; escritos por mayores, jóvenes y pequeños, como Laia, de tres años, que pide paz en el Mundo. «Todos los recogemos para darlos a conocer», explica la ONG, y cada contribución se premia con una semilla del Amazonas: «Trae suerte. Si la llevas en la cartera, por ejemplo, te ayuda a conseguir más dinero», explican.

Junto a ellos, también estuvieron dando a conocer su trabajo de cooperación internacional Ensenyants Solidaris, Cáritas y hasta once entidades, como Alternancia, la organización que regenta la tienda solidaria de Sant Miquel, Algo Más, que lleva tres años abierta en un pueblo «algo pequeño» pero que ha acogido «muy bien» esta nueva oferta comercial, opina Orieta, que abrió el comercio junto con su amiga Valeria, aunque aún hay algún malentendido. «Algunos piensan que nos forramos, pero se trata de todo lo contrario, de entregar a los productores lo que se merecen, aunque perdamos dinero», explica, convencida además de que la calidad de los productos de sus estantes saca los colores «a la Nestlé y todos esos».

Los niños aportaron su granito de arena a la fiesta con sus iniciativas: una gran red de solidaridad recoge los mensajes de los chavales para extender el derecho a la salud a los niños de todo el mundo; en otro trabajo escolar el héroe creado por una clase de Educación Infantil, Storm, lucha por llevar «medisines» a todo el globo; un tercero explica la experiencia de un grupo que apadrinó a la niña hindú Kavitha a través de la Fundación Vicente Ferrer y cómo ella y su familia (Narasimhappa y Lakkamma, sus padres, y Shimo, su hermano) estuvieron en el pensamiento de los niños el curso pasado.

Además, los payasos Cachirulo y Amapola representaron un espectáculo «preparado para la ocasión», comentó Riera, también centrado en las dificultades para acceder a una buena atención sanitaria en las regiones con una mayor desigualdad. La fiesta, que como en los tres últimos años se celebró durante la mañana y hasta las tres de la tarde, continuó con el espectáculo de percusión y baile brasilero de Sambacaray y una exibición de capoeira.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web