Imprimir

Vigías de los más débiles

on . . Visitas: 467


La Diputación apuesta decididamente por los servicios que puedan atender las necesidades que presenten en su domicilio y entorno inmediato uno de los colectivos más numerosos y en buena parte más desfavorecidos de la sociedad, los mayores. La prestación social básica de Ayuda a Domicilio en la provincia persigue los objetivos de mejorar la calidad de vida de las personas y de las familias usuarias e incrementar la autonomía personal y la integración en el medio habitual de vida, evitando el aislamiento a través de la inserción en la convivencia y en la vida comunitaria ordinaria.

En sesión plenaria del mes de mayo, la Diputación aprobaba la modificación de la ordenanza reguladora del precio público por la prestación del Servicio de Ayuda a Domicilio. El texto modificaba así la ordenanza en vigor, publicada en el BOP de 14 de diciembre de 2009.

La institución provincial realiza un gran esfuerzo con la aprobación de esta ordenanza, puesto que supone la rebaja en el coste de este servicio. De esta manera, y «mientras el Gobierno Central perjudica a los pensionistas y a los dependientes con sus medidas improvisadas», la Diputación reduce el coste del servicio, que permitirá que miles de personas puedan recibir una buena asistencia con un coste menor.

Desde la Diputación se continúa reforzando el compromiso asumido con los servicios sociales, área que tiene adjudicados 24 de cada 100 euros del presupuesto global aprobado por la administración provincial.

El total de horas concedidas al año alcanza las 550.000. La provincia se encuentra dividida en dos zonas, este y oeste, para la prestación del servicio de Ayuda a Domicilio que cuenta con un presupuesto de diez millones de euros.

Esta asistencia pretende evitar el deterioro de las condiciones de vida de las personas afectadas por situaciones de pérdida o disminución de su autonomía personal, apoyar a las familias en cuyo seno se produce este tipo de situación, así como lograr un marco convencional familiar saludable y una relación positiva con el entorno. Se persigue, además, mantener a la persona mayor o persona con discapacidad física o psíquica necesitada en el mismo medio físico, familiar y social en el que desarrolla su vida y prevenir crisis o deterioros graves, personales y/o familiares.

Las atenciones que se prestan son de carácter personal, como el aseo, el seguimiento de la movilidad o la ayuda a la ingesta de alimentos; de carácter doméstico, como la limpieza y el orden, la realización de compras o el lavado y planchado de ropa; de relación con el entorno, como el acompañamiento a la realización de gestiones en el exterior o el apoyo para la participación en actividades comunitarias y, finalmente, otros apoyos complementarios como el psicosocial o socioeducativo.

El servicio de Ayuda a Domicilio se presta todos los días del año a excepción de domingos y festivos, es un servicio diurno, siendo flexible en cuanto a mañanas y tardes y el horario comprende entre las 6.00 y las 22.00 horas. Este plan supone una ventaja para el usuario que recibe la misma prestación todas las semanas, un día fijo y con un horario fijo. La mayoría tienen entre 13 y 22 horas a la semana en cada zona de acción social. El motivo de las bajas más frecuente es el fallecimiento, seguido de la renuncia y el ingreso en una residencia.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web