Imprimir

Un premio a Manos Unidas en Baltanás

on . . Visitas: 435

3-10-2010_ima1


La solidaridad es uno de los valores que más identifican cómo es un pueblo. Y Baltanás sabe mucho de esto, pues durante todo el año se realizan diversas actividades para concienciar a los vecinos de la importancia de compartir con los que no tienen recursos. La ONG Manos Unidas es un ejemplo de entrega y constancia en este sentido. Todo ello se ha plasmado en un monolito dedicado a Manos Unidas con motivo de sus bodas de oro. Tres empresas de Baltanás, de manera anónima, han sufragado una escultura, realizada en bronce con el símbolo del mundo y las manos unidas. Está asentada en una peana de granito y lleva una inscripción de agradecimiento a la labor de la organización y de todos los voluntarios por su dedicación y entrega desinteresada a favor de los más pobres durante cincuenta años.

La inauguración y bendición del monolito se realizó recientemente, con motivo de la X Marcha Solidaria de Manos Unidas entre Hornillos y Baltanás. «Es un gesto sencillo, pero lleno de sentido y que deja su huella en la historia de Baltanás, señaló María Jesús Longué, delegada de Manos Unidas en Baltanás. Recordó que la organización cumple cincuenta años «de entrega generosa y de trabajo desinteresado en la lucha a favor de la construcción de un mundo más justo y más humano», y agradeció la colaboración de las empresas en la construcción del monolito. Los baltanasiegos se adelantan así al Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2010, concedido a Manos Unidas, con este monolito, situado en la glorieta de los Arreñales de Revilla.

Camino y ofrenda

Centenares de vecinos participaron en la X Marcha Solidaria de Manos Unidas, entre Hornillos y Baltanás. Con un recorrido de siete kilómetros, los baltanasiegos contribuyeron con más de mil euros a la construcción de una granja de ganado vacuno en Haití.

Hacia la mitad del recorrido, en el Portillo, los caminantes disfrutaron de un avituallamiento con productos donados por el Grupo Siro y por Coca-Cola. Además, celebraron una eucaristía de acción de gracias en la ermita de Nuestra Señora de Revilla. «Este gesto os honra, y servirá para concienciar a todos los vecinos, especialmente a estos niños y jóvenes que han realizado la Marcha», manifestó Elpidio Ruiz, el sacerdote que presidió la misa.

Los andarines ofrecieron, junto con el pan y el vino, el cartel y el libro de proyectos de Manos Unidas, la mochila y el bastón.

La acción de gracias fue pronunciada por Natividad Cabezudo, vicedelegada de Manos Unidas en Baltanás, quien animó a los vecinos a seguir apostando por la solidaridad y a comprometerse en la lucha por un mundo más justo.

Comida y velada

A continuación, Elpidio Ruiz bendijo el monolito, que fue descubierto por dos voluntarios de Baltanás, María Teresa Mañueco y Tinín Atienza. La delegada de Manos Unidas en Palencia, Vicen del Fraile, agradeció el gesto del pueblo de Baltanás.

Una de las novedades este año ha sido la celebración de una comida solidaria en La Posada del Cerrato. Una treintena de vecinos pusieron el broche de oro a la Marcha Solidaria compartiendo mesa y una agradable velada.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web