Imprimir

ETA planea un órgano de «víctimas del terrorismo de Estado»

on . . Visitas: 395


ETA, aparte de causar muerte y desolación, tiene la perversa tentación de querer construir un mundo al revés. Sus asesinos en serie son «gudaris», su «guerra sucia» es «movimiento de liberación nacional» y ahora pretende que los pistoleros que fallecieron cuando manipulaban las bombas con las que preparaban matanzas sean «víctimas del terrorismo de Estado». A todas ellas quiere agrupar en la correspondiente fundación, merecedora de ser subvencionada por el Gobierno vasco. La intención de la banda sería presentar esta fundación, para la que prevé un presupuesto de 43.000 euros anuales, el 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos. Por el contrario, en ningún momento se plantea pedir perdón a las víctimas verdaderas, las que genera el genocidio etarra, a las que denomina «damnificados del conflicto».

Según publica en su último número la revista de la Fundación Víctimas del Terrorismo, durante el pasado verano ETA ha trasladado a sus bases un documento en el que somete a debate la creación de esta asociación de criminales víctimas de su propio odio.

Asesinos en serie y víctimas

Todo ello forma parte de una estrategia que pretende contrarrestar la enorme fuerza de las víctimas de ETA, capaz de influir en el debate político, lo que, según los documentos de la banda, ha sido utilizado como apoyo a la «represión» contra la «izquierda abertzale». Y, al mismo tiempo, la organización criminal pretende dar «legitimidad» a las «víctimas del terrorismo de Estado». La fundación que está diseñando la banda debería estar organizada en tres grupos. En el primero incluye a familiares de miembros de ETA, Comandos Autónomos Anticapitalistas o Iraultza que han muerto en el ejercicio de su actividad criminal, en la cárcel o en la deportación, aunque sea por causas naturales o, simplemente, porque se suicidaron. En el segundo estarían los familiares de las víctimas de grupos de extrema derecha o de los GAL. Y en el tercero, familiares de etarras muertos en enfrentamiento con la Policía. Estarían en este bloque los allegados a «Manu», autor de una treintena de asesinatos, que murió en un tiroteo con la Guardia Civil; o los familiares de los tres pistoleros del «comando Donosti» que en agosto de 1991, antes de morir, dejaron parapléjico a un agente de la Benemérita. Estaría también Txabi Etxebarrieta, el pistolero que asesinó al guardia José Pardines. O Geresta, el etarra que se suicidó un tiempo después de haber participado en el secuestro, tortura y asesinato de Miguel Ángel Blanco.

Los planes de ETA tratan, además, de relacionar la hipotética fundación o asociación —aún no ha decidido el formato,a la espera de que concluya la consulta a sus bases— con el «movimiento pro amnistía, a fin de impulsar el excarcelamiento de todos sus presos. Y encima pretende que el Gobierno vasco le subvencione su miserable «ong».

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web