Imprimir

Unas 12.000 personas asisten a la marcha por la diversidad sexual en Montevideo

on . . Visitas: 368


Fuegos artificiales, pelucas y lentejuelas, globos y banderas con los colores del arco iris contrastan con la fría noche montevideana en la 17º marcha por la diversidad sexual en su recorrido por la Avenida 18 de julio, desde la Plaza Independencia hasta la Plaza Libertad.

Esta vez, unas 12.000 personas acompañan la iniciativa bajo la consigna "los mismo deberes, los mismos derechos".

La lucha contra la discriminación, la violencia y la ampliación de los derechos y libertades civiles en Uruguay ha sido desde el comienzo el motor de esta manifestación que este año incluye en su proclama “la despenalización del aborto, el matrimonio igualitario y cuotas de trabajo para las chicas trans”, explica Michelle, la primera abogada transexual en Uruguay.

“En los últimos cinco años se ha avanzado en término de derechos, como la ley de unión concubinaria, que ha sido un amparo legal muy importante, la ley de cambio de nombre y sexo registral, y el cambio del sistema de adopción”, detalla Diego Sempol, del colectivo Ovejas Negras, sin embargo, a pesar de estos progresos, para Sempol queda mucho por hacer: “Además de los derechos, que son importantes, tiene que haber cambios sociales, se tienen que generar políticas públicas que combatan la discriminación”.

Mari Paz sabe bien de discriminación, lo ha vivido en carne propia durante años, por eso, hace tres meses junto con otras transexuales formó el grupo Kilómetro Cero: “Queremos defender nuestros derechos, nosotras no tenemos los mismos problemas que los gays y lesbianas, porque ¿para qué mierda me sirve el matrimonio si tengo la nevera vacía?”, dice mientras posa para unas fotos.

A su lado se encuentra un hombre disfrazado de monja que se hace llamar Hermana Prudencia, forma parte de la organización Hermanas de la Perpetua Insurgencia (HPI): “Somos un grupo de hombres que nos vestimos de monjas en contraposición a la Iglesia, que se opone al uso del preservativo y a la despenalización del aborto, para romper con los cánones del siglo V. Hacemos campañas de lucha por la prevención del HIV”.

A la manifestación convocaron distintas organizaciones sociales, entre ellas MYSU, una ONG feminista que defiende los derechos sexuales y reproductivos desde una perspectiva de género. Participan de la iniciativa porque entienden los derechos sexuales y reproductivos “en sentido amplio, tienen que ver con la diversidad, la libertad, nadie te tiene derecho a determinar lo que haces con tu cuerpo”, dice su directora, Lilián Abracinskas.

En la Plaza Libertad, dos estrados y una pantalla gigante aguardan a los participantes de la manifestación con músicos como Samanta Navarro y La Dulce. Una fiesta que cierra el mes de la Diversidad Sexual, en el que se realizaron diversas actividades con la temática, como el festival de cine Llamale H, y un seminario académico de género y diversidad sexual.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web