Imprimir

´Lo vimos venir pero se nos echó encima´

on . . Visitas: 392


"Lo vimos venir; Pacheco intentó esquivar al 4x4 pero no pudo. Se nos echó encima". Estas fueron las palabras que utilizó Clemencia Villesco Gil, de 53 años, para relatarle a su amiga Raquel García Matías –y a sus compañeros del Hospital Universitario de Canarias (HUC)– cómo vivió los instantes previos al accidente que la dejó a ella herida y le arrebató la vida a José Antonio Pacheco González, de 64 años, y a Ana María Carvalho Cedillo, de 39, los dos compañeros con los que había viajado a Perú. Los tres habían alquilado un coche y recorrían el sur peruano cuando, de improviso, les embistió un todoterreno por el lado izquierdo.



Así lo contaba ayer a la opinión de tenerife Raquel García Matías, una enfermera palmera colaboradora de la ONG Mantay, de Cuzco, con quien los tres accidentados habían previsto verse en unos días. Sin embargo, el fatídico siniestro truncó el encuentro entre los cuatro amigos y enfermeros.

Los cuerpos de los dos fallecidos, José Antonio Pacheco González y Ana María Carvalho Cedillo, serán incinerados hoy en Lima, la capital de Perú, después de que se les trasladara ayer desde el Hospital Carlos Monge Medrano de la región de Pune, al sur del país. A ese centro hospitalario habían sido evacuados después de sufrir el accidente de tráfico en la carretera Juliaca Arequipa, dentro del distrito de Santa Lucía el pasado martes cuando un todoterreno embistió por el lado izquierdo al vehículo en el que iban los tres enfermeros canarios. Clemencia Villesco Gil sólo resultó herida con una fractura en un tobillo y policontusiones, según confirmaron los servicios de emergencias del país latinoamericano.

Los tres enfermeros canarios se habían desplazado al país andino como turistas y a la vez querían colaborar con la ONG Casa de Acogida Mantay. Habían preparado, junto a su equipaje, varias maletas más que habían llenado con medicamentos, prendas de vestir, libros y juegos para los niños acogidos en el centro hogar de Cuzco, entre otros artículos que son más difíciles de conseguir en Perú.
Raquel se encontraba ayer aún en el hospital Carlos Monge Medrano al lado de Clemencia a la espera de poderse trasladar también, en las horas siguientes, hacia Lima para asistir a la ceremonia de cremación y poder viajar hacia España en el mismo avión que trasladará los restos mortales de sus dos compañeros.

La noticia del fallecimiento el pasado martes por la tarde de estos dos enfermeros radicados en Tenerife cayó como un jarro de agua fría entre la plantilla del HUC. Especialmente, entre los compañeros de la planta novena impar, dedicada al Área de Neurocirugía. Una de las compañeras de los enfermeros accidentados, aún rota de dolor y tras terminar su turno de guardia, sólo acertaba a decir que "que en esta planta somos todos como una familia y a ellos los conocíamos desde hace muchos años. Estamos rotos porque los queríamos mucho".
José Antonio Pacheco acababa de jubilarse con 64 años el pasado mes de junio y sus compañeros esperaban a su regreso de Perú para organizar una fiesta con motivo de su retiro laboral, según confirmaba a este periódico esta compañera de los fallecidos que prefirió guardar el anonimato. El resto del personal de la planta hospitalaria, consternados por la tragedia, rehusaron ayer hacer declaraciones a los medios de comunicación que se acercaron al HUC.

Desde Perú, Raquel García relataba también ayer que "Clemen está, en realidad muy bien a pesar de que la fractura que tiene en el tobillo es bastante complicada de curar" aunque reconoció que "para la tragedia que ha ocurrido está muy bien". Añadió que "anímicamente es muy fuerte y lo está llevando como una campeona", puntualizó. A las cuatro de la tarde (hora de Perú), Clemencia y Raquel partieron desde Puno hacia Lima. Raquel García, nacida en el municipio de Breña Alta (La Palma), confirmó también que "ahora estamos gestionando el pasaje de Clemen para que una vez que mañana [hoy para el lector] sean incinerados los cuerpos, pueda viajar también con los restos de Ana y Pacheco". Confirmó que "los tres habían viajado a Perú para hacer turismo" y que habían alquilado en la agencia Dólar Rent a Car el vehículo en el que finalmente perdieron la vida. "Les quedaban tres días para llegar a nuestra ONG, al centro que tenemos en la ciudad de Cuzco".
Raquel aseguró que fue Clemencia quien en el hospital le contó cómo había ocurrido el accidente. "No fue culpa de ellos; José Antonio conducía, Clemencia iba en el asiento del copiloto mientras que Ana María iba detrás del asiento del conductor. Fue un 4x4 que les embistió por el lado izquierdo de forma brutal. Me ha dicho que vieron al todoterreno cómo se les venía encima y que intentaron esquivarlo pero no pudieron evitarlo". Añadió que ellos sólo viajaban de día y que el accidente ocurrió sobre las dos de la tarde. Raquel confirmó también que José Antonio Pacheco murió en el acto tras el impacto con el otro vehículo mientras que quedó gravemente herida Ana María, sin embargo, el "hospital más cercano a la zona en la que se produjo el choque está a dos horas en carretera y, lamentablemente, Ana María murió de camino al hospital" dada la gravedad de las lesiones que tenía.

Repatriación de los cuerpos

Nada más conocerse la noticia del fallecimiento de los dos enfermeros, sus compañeros en el HUC -centro en el que también trabaja la esposa de José Antonio- intentaron ponerse en contacto con el consulado de España en Perú para gestionar lo antes posible todos los trámites para la repatriación de los cadáveres. Dos de los compañeros de los fallecidos relataron que intentaron "empezar a mover algunos hilos" aquí también. De esta forma señalaron que se telefoneó Antonio Alarcó, cirujano del hospital, vicepresidente del Cabildo de Tenerife y senador por el PP. Sin embargo, aseguraron que se llevaron un chasco cuando "ni siquiera se puso al teléfono y sólo le indicó a su secretario en el Cabildo que ya se estaban tramitando los papeles. Pensábamos que podía hacer algo más, como por ejemplo dar el pésame", subrayaron estos trabajadores a los que tal contestación "ha molestado mucho" entre el colectivo de enfermeros del HUC.
Posteriormente se pusieron en contacto con la diputada nacional por Coalición Canaria, Ana Oramas, para transmitirle la misma inquietud sobre la repatriación de los compañeros. Oramas, acto seguido, se puso en contacto con la viceconsejera de Acción Exterior del Gobierno de Canarias, Elsa Casas, quien se puso en contacto con el Ministerio del Exterior. Poco tiempo después, en la madrugada de este jueves, los compañeros de los dos fallecidos recibían por teléfono la contestación de que ya estaba en marcha todo el proceso.

Estos trabajadores quisieron mostrar su agradecimiento a la diputada nacionalista. No obstante, la también ex alcaldesa de La Laguna manifestó que "sólo me puse en contacto con Elsa Casas" como responsable en el Gobierno canario y añadió que "fue ella, que estaba en ese momento en Marruecos, la que realizó todas las gestiones para acelerar el proceso", contestó Oramas.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web