Imprimir

El Consistorio arnedano obsequia a sus 'ilustres' con un regalo solidarioLa Atalaya de Haro contará con sistemas de riego e iluminación y arbolado

on . . Visitas: 430


Las personalidades que llegan a Arnedo reciben desde hace tiempo un obsequio especial por parte del Ayuntamiento: la figura de un zapatero como emblema de la ciudad del calzado. Pero se trata de una figura muy especial, pues está elaborado por manos ecuatorianas con un fin solidario.

De la mano de la ONG Huauquipura-Rioja, que tiene a los arnedanos Beatriz Bañuelos y José Antonio Abad como motores en la comarca, un joven maestro tallador ecuatoriano es el encargado de realizar estas figuras.

En uno de sus frecuentes viajes, José Antonio regresó, como es habitual, con diversos productos y artículos realizados por los indígenas y pobladores de otras comunidades para venderlos y recaudar fondos en sus mercadillos solidarios, a celebrar en fiestas y celebraciones en Arnedo y Quel.

Y al alcalde, Juan Antonio Abad, le llamó la atención la figura del zapatero, encargada por José Antonio con toda la intención para su ciudad. «Le encargué que para el próximo viaje nos hiciera treinta para ofrecerlo como obsequio del Ayuntamiento», recuerda el primer edil. De este modo, el regalo del Ayuntamiento tiene un doble sentido, el del homenaje y recuerdo a la personalidad y el de ayuda a una familia necesitada, como la del artista tallador que dedica buena parte de su tiempo a elaborar las figuras, todas diferentes por estar elaboradas a mano. «Estamos entregando una escultura original», sonríe el alcalde.

Además del sentido y el valor solidario, esta figura resuelve también el problema suscitado tras agotarse las figuras de Dalmati que se entregaban anteriormente. Y es que «una vez que se terminaron los que teníamos guardados en el almacén, se nos planteaba la necesidad de pagar los derechos de autor para adquirir más unidades», como explica Abad.

La Atalaya es la puerta de entrada a la ciudad jarrera desde el País Vasco. Las laderas sobre las que se sostienen varias urbanizaciones de Haro se ven desde la autopista y es la primera impresión que tienen de esta localidad muchos de los visitantes.

Dentro del Plan de Dinamización Turística 'Haro, patrimonio del vino', se plantearon la idea de recuperar ese área para mejorar la imagen que puedan tener las personas que se acerquen hasta el municipio. Así, el Ayuntamiento de Haro, una de las tres administraciones que financia el plan, ha iniciado el expediente de contratación de las obras.

El proyecto, elaborado por la arquitecta Tania Silvestrini, plantea la renovación de la vegetación de parte de la ladera, la incorporación de un sistema de riego e iluminación. La actuación ha salido a concurso por un precio de 104.617 euros y, de momento, está el plazo abierto para que las empresas presenten sus propuestas.

El área a rehabilitar está comprendida entre el mirador de la calle Berones y el mirador de la Atalaya. En las partes altas de esa ladera va a reforestarse parte del verde con árboles y arbustos que mejoren la imagen y también el suelo de esa zona.

Riego por goteo

Para facilitar el mantenimiento de la vegetación, el proyecto incluye un sistema de riego por goteo. En principio, se cogerá el agua del empalme de la calle Berones para llevar la red de riego hasta el siguiente mirador y abarcar toda la zona verde.

Asimismo, se instalará un sistema de iluminación nocturna. Varios focos resaltarán por la noche la nueva cara de la Atalaya una vez plantadas las diferentes especies de árboles y los arbustos.

La recuperación de la zona surgió en una de las reuniones que mantienen la comisión de seguimiento del Plan de Dinamización Turística de Haro. Las tres administraciones decidieron destinar una partida para mejorar la imagen de esa parte de la ciudad, en la que también se habló de construir un ascensor y una pasarela.

De momento, dentro del plan se está llevando a cabo el embellecimiento de otro medianil. Junto a las dos obras pintadas en las fachadas de los edificios situados en las calles Balmes y Rioja Palomar, se une ahora otra pintura en la calle Santa Lucía.

Los pintores están realizando una obra que también tiene relación con el vino y que estará terminada en los próximos días. En total serán cinco fachadas, de momento, las que sean recuperadas con motivos relacionados con la viticultura.

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web