Imprimir

El Padre Ángel denuncia que la ayuda «no llega a Haití»

on . . Visitas: 458


Acompañado de un vídeo rodado allí, con voz templada y experiencias horribles, el Padre Ángel habló para avergonzar: «No puede ser, han pasado ocho meses desde el terremoto de Haití y todavía sigue sin llegar toda esa ayuda estatal que habían prometido; allí sólo tenemos lo que envió España y lo que llevaron las ONG como pudieron».

La denuncia la soltó durante una conferencia que funcionó como el Pepito Grillo de la Feria, la conciencia social entre tanto mercadeo. 'Política de lucha contra la pobreza' era el tema a tratar, y a su favor se dispararon teorías contrapuestas. La experiencia la puso el religioso, quien recordó cómo el primer día que pisó Haití y visitó un hospital, se le murió un niño de cinco años en brazos; cómo a pesar del horror, encontraba la fe en «los niños que han sobrevivido cuando su familia pereció entre escombros».

Al Padre Ángel se le vio a ratos afectado. Como cuando le recordaron que tras visitar las inundaciones de Pakistán, el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, reconoció: «Nunca he visto un desastre como éste». «Si dice eso es que no vio Haití, donde han muerto 250.000 personas y hay un millón que no tiene que comer ni beber; o no lo vio, o sólo lo sobrevoló en helicóptero», acusó.

Puestos a encontrar soluciones, David Ordóñez, magistrado y asesor para asuntos europeos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), recordó el curioso papel que juega el mercado en la creación de las leyes. Por un lado, admitió que «a veces, tienes que aplicar normas que no te gustan, está claro». Pero luego matizó que «los derechos más elementales tienen su fundamento en un origen mercantil; aquí en la Feria la libertad de movernos, comprar y vender, se refuerza por el interés económico que genera».

Ordóñez animó a apostar por una economía de mercado como la que proponía Adam Smith en su libro 'Teoría de los sentimientos morales', esto es, un capitalismo «donde prima un sentimiento de simpatía por los demás». Aprovechar así el sistema permite soluciones «como las que demandaban en Haití algunos que no pedían ayudas; sólo que les dieran la oportunidad de comerciar de forma justa, sin aranceles».

Más combativa se mostró la consejera de Bienestar Social, Noemí Martín, quien clamó contra los bancos porque «han recibido dinero público para evitar el colapso al que llevaron sus inversiones especulativas, y ahora no sólo no devuelven el dinero; es que tampoco lo prestan a las empresas solventes».

La culpa de la especulación

Camilo Vázquez, director general de la Cámara de Comercio de Gijón y ayer moderador de la mesa, se sintió impelido a saltar al ruedo. Según defendió, las empresas ya están inculcándose el sentimiento ético «a través de las acciones de Responsabilidad Social Corporativa» y reclamó más paciencia con el sistema financiero.

«En la crisis nos ha metido la especulación, es cierto» -concedió- «pero si la estudias, en realidad a ella nos llevó el dar crédito sin ningún criterio; ahora debemos dejar a los bancos que apliquen el criterio de la austeridad, porque si no, caeremos de nuevo en los mismos problemas».

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web