Imprimir

Un examen de alto riesgo

on . . Visitas: 379

13-08-2010_ima1


Día a día los socorristas salvan la vida de millones de personas en cualquier punto del mundo y Castellón no es una excepción. Los vigilantes de la playa deben estar preparados para actuar en cualquier momento y circunstancia, incluso las más insospechadas. Un 'entrenamiento' que pone a prueba la eficacia de los voluntarios son los habituales simulacros de accidentes o rescates imposibles que se organizan a lo largo de todo el litoral provincial para saber cómo actuar a la hora de la verdad. Cruz Roja protagonizó ayer el último de estos ejercicios en el escenario de la playa de Moncofa.

Todo comenzó cuando un kayak arroyaba a un nadador que se encontraba en alta mar. Como consecuencia del fuerte golpe, el nadador sufrió un traumatismo, mientras que la persona que manejaba la canoa sufría una parada cardiopulmonar. El protocolo de actuación se activó de inmediato: tras recatar a las víctimas del agua y´evaluar la situación, las inmovilizaron y llamaron a la ambulancia para que fuesen trasladadas a un centro sanitario ante la atenta mirada de los sorprendidos bañistas.

Cruz Roja realiza estas simulaciones durante todo el verano en todas las playas en las que tiene concesión. Así, el lunes desarrolló una operación similar en la playa de Burriana. En esa ocasión dos embarcaciones ligeras chocaban y la explosión de una de ellas ocasionaba varios heridos de gravedad. La próxima intervención será en la playa de Nules el domingo.

«Estas prácticas sirven para que los socorristas practiquen y sepan cómo actuar en cada momento en las situaciones reales», señalaron fuentes de la organización no gubernamental. «Es una forma de que nuestro personal esté al 100%», concluyeron estas fuentes.

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web