Imprimir

11 médicos de una ONG cristiana mueren tiroteados en Afganistán

on . . Visitas: 374


La Policía ha hallado los cuerpos sin vida de 11 médicos, tres afganos y ocho extranjeros, que trabajaban para una ONGcristiana y cuyos cadáveres presentaban señales de haber sido tiroteados mientras conducían su convoy por en el noreste del país asiático.
Los fallecidos occidentales son seis alemanes y dos estadounidenses, según informaron fuentes policiales. Todos ellos trabajaban para la organización humanitaria International Assistance Mission (Misión de Asistencia Internacional), encargada de proporcionar cuidados oftalmológicos.

Sus cuerpos fueron descubiertos junto a sus cuatro vehículos el pasado jueves en la provincia de Badajshan, según indicó el jefe de Policía de la región, general Agha Noor Kemtuz, quien opinó en principio que los asaltantes podrían ser una banda de ladrones, ya que las víctimas fueron halladas desvalijadas de todos sus efectos personales, comenzando por sus pasaportes. Sin embargo, un grupo talibán asumió pocas horas más tarde la autoría del ataque, aunque no puede confirmarse la veracidad del comunicado en el que los terroristas afirman: «Una de nuestras patrullas se enfrentó a un grupo de extranjeros. Eran misioneros cristianos. Matamos a todos ellos»

El general Kemtuz añadió que los médicos habían iniciado su viaje hace dos semanas, y que antes de emprender la partida fueron advertidos de que la zona, una región montañosa cerca de la remota y empobrecidísima localidad de Nuristán, era altamente peligrosa. El equipo indicó que nadie les haría daño por ser doctores, aseguró el general.
Por su parte, International Assistance Mission, una ONGque trabaja en Afganistán desde 1966, hizo pública una nota en la que precisa que «el equipo ha estado en Nuristán -provincia al sur de Badakhshan- invitado por las comunidades de allí. Tras completar su trabajo, el equipo estaba volviendo a Kabul».

«Algunos de los extranjeros -continúa el comunicado- han trabajado junto al pueblo afgano durante décadas. Esta tragedia tiene un impacto negativo en nuestra capacidad para seguir sirviendo a la población».
Al margen de este crimen, al menos 17 supuestos insurgentes, cuatro policías y un civil murieron ayer en diversos ataques registrados en el sur y el oeste del país.

Los cuatro agentes perecieron por la explosión de una bomba caminera al paso de su coche en Helmand, vivero del opio afgano y provincia donde las tropas internacionales lanzaron en febrero una gran operación antitalibán.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web