Imprimir

Oportunidades contra la pobreza

on . . Visitas: 451


Casi una veintena de años trabajando de forma desinteresada para conseguir la dignidad de las personas y una salida de la miseria, la marginalidad y la delincuencia en una de las zonas periféricas de la localidad boliviana de Santa Cruz de la Sierra no le han aplacado el ánimo al sacerdote Jesús Bravo. De procedencia palentina, ha estado la pasada semana en Benavente para agradecer a los ciudadanos la solidaridad que han tenido a través de distintas iniciativas con esta zona de Bolivia. En su visita a la ciudad, Jesús Bravo ha estado acompañado de una voluntaria seglar, María José Velert, que también se acerca casi a la veintena de años desplazada a uno de los lugares más pobres de América.

La zona donde residen habitualmente se denomina 'zona roja' por el nivel de delincuencia y riesgo, hasta el punto de que los taxistas no se atreven a entrar de noche. El sacerdote asegura que «vivimos con la confianza permanente».

La organización no gubernamental Solidarios Castilla y León de Benavente, de la que parten algunas de las iniciativas para la recaudación de fondos destinados a diferentes proyectos, ha dado a conocer el día a día en esta zona periférica, que contrasta con la moderna ciudad de Santa Cruz.

El sacerdote explicó que para poner en marcha las diferentes acciones llevadas a cabo en la zona cruceña se establecen una serie de prioridades, y la primera de ellas es la Educación. «Esta zona era de barrios nuevos, donde no había colegio ni posibilidades de que los niños fueran a uno, lo que suponía condenar a los niños a la marginalidad y el analfabetismo. La idea es poner colegios donde hay barrios nuevos. La zona de la periferia está cada vez más poblada», señaló.

Escuelas

La calidad y mejora en los colegios con la disposición de bibliotecas extendidas por diferentes zonas -«ya que los niños no tienen ni un solo libro de texto en casa»- es otra de las iniciativas, puesto que «la realidad y las necesidades es lo que nos ha marcado el camino».

Uno de los proyectos desarrollados en estos años ha sido la construcción de la escuela Paraíso de los Infantes, en Villa Paraíso, en Santa Cruz de la Sierra, que facilita la educación a niños y jóvenes en los barrios de Villa Paraíso, Pueblo Nuevo y Samaria, con la construcción y equipamiento de un colegio de carácter fiscal de trece unidades. Ahora en el centro se imparten clases de preescolar (kinder), primaria y secundaria, en turnos de mañana y tarde, cubriendo la enseñanza a un total de 1.040 alumnos (520 en cada turno).

También se ha construido un centro escolar de ocho aulas en el barrio Juana Azurduy, de Santa Cruz de la Sierra, en continuo crecimiento de la población. El colegio incorpora una biblioteca pública y tiene el objeto de ser un centro de promoción y desarrollo del barrio y de sus habitantes.

Otra prioridad que se tiene en cuenta a la hora de establecer acciones en los barrios periféricos de Santa Cruz de la Sierra es la alimentación, especialmente de los niños, puesto que la mortalidad infantil, de entre dos y cinco años de edad, es extremadamente alta, según explicó. «Hay que arbitrar medios porque hay un gran problema de nutrición, de la leche materna los niños pasan a comer arroz, ya que la realidad es que no hay más». En este sentido, los voluntarios han logrado poner en marcha algunos comedores y centros nutricionales.

Las mejoras en el área de la salud también se considera una de las acciones esenciales a llevar a cabo. «Hay tanta necesidad que hemos adoptado el sistema de Cáritas para ayuda solidaria».

La reivindicación de los derechos de la mujer es, asimismo, un aspecto en el que han centrado sus esfuerzos los voluntarios de la asociación. En la actualidad hay 11 centros para esta meta y en ellos se lleva a cabo la formación y se estimula la autoestima por medio de capacitaciones y encuentros entre líderes de todos los barrios.

A raíz de esta lucha por la mujer ha surgido la necesidad de crear guarderías para niños de seis meses a cinco años. «Hasta hace poco el rol de la mujer era quedarse en casa para cuidar a los niños. Existe mucho machismo». Ahora, el proyecto más inmediato es ampliar una guardería «muy necesaria».

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web