Imprimir

Denuncian campaña para encarcelar a intelectuales y periodistas uigures

on . . Visitas: 575


La condena a 15 años de cárcel a un periodista uigur por facilitar declaraciones a la prensa sobre el conflicto étnico que el año pasado dejó más de 200 muertos en la región musulmana de Xinjiang es la última de una serie de detenciones contra intelectuales de esta etnia, según diversas ONG.

La última víctima de esta campaña, según la organización Human Rights Watch (HRW), fue Gheyret Niyaz (en chino, Hailaitie Niyazi), un periodista que el viernes pasado fue condenado a esa pena por hablar con un diario de Hong Kong, el "Yazhou Zhoukan".

A pesar de que las declaraciones de Niyaz, de 51 años, no contradecían a las del gobierno y de estar considerado un "moderado" entre los de su etnia, los tribunales chinos consideraron que con ellas "amenazaba la seguridad del Estado", acusación por la que fue condenado en Urumqi, la capital de Xinjiang.

La condena es más prolongada que los 11 años que cumple Liu Xiaobo, uno de los disidentes políticos más famosos de China, desde diciembre pasado por firmar un manifiesto en que se exigía al Partido Comunista de China (PCCh) reformas democráticas.

Niyaz era el administrador de la web uighurbiz.net, dirigida por otro de los intelectuales de esta etnia de lengua turcomana y credo musulmán, el economista Ilham Tohti, partidario del diálogo entre uigures y chinos han, detenido en diversas ocasiones en el último año, y que intentó conseguir en vano abogados para el periodista.

La esposa del condenado, Risalet (Reshalaiti), señaló en esta web que la condena estaba basada en la entrevista que Niyaz ofreció al diario hongkonés en agosto de 2009, en la que aseguró que las autoridades chinas no escucharon sus advertencias de que podía estallar un conflicto étnico antes de julio del 2009.

El conflicto, que dejó miles de heridos y detenidos, marcó el inicio de una nueva campaña de represión contra esta etnia que habita desde hace siglos Xinjiang, rica en recursos necesarios para China y que hasta 1949 vivió etapas de independencia.

Grupos uigures acusan a Pekín de discriminación porque el desarrollo de la región ha quedado en manos de chinos han.

Niyaz, que habla y escribe principalmente en chino, trabajó para dos publicaciones estatales, el "Xinjiang Legal Daily" y el "Xinjiang Economic Daily".

Sharon Hom, directora ejecutiva de HRW, calificó la condena de "draconiana" y añadió que pone en duda "el respeto de las autoridades por la libertad de expresión.

La directora de Chinese Human Rights Defenders (CHRD), Renee Xia, dijo que "la idea de que una entrevista pueda 'poner en peligro' la seguridad del Estado y costar 15 años de prisión es incomprensible. Es una acción extremadamente dura e injusta, en clara violación de los derechos garantizados por la Constitución China", agregó.

Para los uigures en el exilio, representados por la Asociación Americana Uigur (UAA, siglas en inglés), "una condena tan dura demuestra la política del gobierno chino de no tolerar ningún tipo de disensión" por parte de los uigures.

"La dura sentencia de China contra Gheyret Niyaz indica que incluso los uigures con vínculos con el gobierno no pueden opinar de forma pública ni contradecir la línea oficial" de Pekín, señaló la líder democrática uigur Rebiya Kadeer, a quien Pekín culpó de instigar las protestas del año pasado, un extremo que ella negó.

Este grupo recuerda que la condena contra Niyaz es la última de una campaña que se ha cobrado diversas voces uigures.

Los editores de las principales web uigures, como la propia Uighurbiz, Diyarim, Salin, Shabnem y Orkhum han sido puestos entre barras acusados de promover el "separatismo", una tendencia que ha continuado incluso después de que las autoridades locales reanudaran internet en mayo después de un año de aislamiento.

Estas web anunciaron la protesta pacífica con la que se iniciaron las revueltas, en la que estudiantes uigures clamaban justicia por miembros de su etnia que habían sido linchados por chinos.

Entre estos editores está Gulmire Imin, una joven uigur que trabajaba para Salkin y que en abril fue sentenciada a cadena perpetua por atreverse a dar su opinión "online" en poemas.

El fundador de Salkin, llamado Nureli, permanece detenido desde hace más de un año, así como miembros de su equipo y famosos "bloggers" locales, como Memet Turghun Abdulla, un fotógrafo que publicó un artículo sobre el linchamiento de uigures en el sur.

El fundador de Diyarim, Dilshat Parhat, y dos empleados, Obulkasim y Muhemmet, siguen también detenidos, en paradero desconocido, aunque no se ha pronunciado acusación oficial alguna en su contra.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web