Imprimir

A la cola en cooperación

on . . Visitas: 405


No es que todo invite al optimismo, es que el único camino posible que le queda a Galicia por recorrer en materia de ayuda al desarrollo es el de aumentar su contribución.

Situada a la cola en cuanto a cooperación internacional se refiere, actividad a la que ha dedicado únicamente el 0,1% de su presupuesto durante los últimos quince años, tal y como explica Xosé María Torres, miembro de Farmamundi y presidente de la Coordinadora Galega de ONG para o Desenvolvemento, "creemos que la promesa recogida en el II Plan Director da Cooperación Galega para o Desenvolvemento 2010-2013 de incrementar esa inversión a entre 17 y 23 millones de euros, es una perspectiva realista, moderadamente optimista, pero realista".

Algo en lo que también la Xunta parece estar comprometida, ya que el director xeral de Relacións Exteriores, Jesús Gamallo, aseguró en el foro La eficacia de las organizaciones de la sociedad civil europea en el desarrollo, celebrado en Santiago a finales de junio, que se están dando los pasos adecuados para la puesta en marcha de un "modelo gallego de cooperación", a traves del que el Gobierno autonómico asume la responsabilidad de liderar la promoción de una política de ayuda a la cooperación al desarrollo.

Una cooperación que, en lo que se refiere al movimiento asociativo, además de las 51 ONG con las que cuenta la coordinadora desde la asamblea anual celebrada a mediados de junio en Cambados -hasta ese momento eran 48-, existen al menos otras 102 ONGD no integradas en dicho organismo.

Desde el punto de vista de Torres, Galicia se encuentra en un punto intermedio en cuanto a participación de la sociedad en este tipo de asociaciones, y más teniendo en cuenta que "estamos en unas condiciones de muchas dificultades, puesto que Galicia ocupa la última posición en cooperación internacional".

En cuanto a lo que puede afectar la crisis en este terreno concreto, el presidente de la coordinadora reconoce que "todas las comunidades han reducido sus recursos entre un 10 y un 14%, y también Galicia dedicó en 2009 tres millones menos con respecto a 2008". No obstante, mantiene que "creemos que no se va a reducir más, no sólo porque en el plan aprobado se habla de un aumento, sino porque Galicia puede hacerlo".

En este sentido, añade que "la Xunta sigue existiendo pese a la crisis, las farolas se encienden cada noche, así que no dramaticemos con la crisis", y subraya que "si el nivel medio de las autonomías está en el 0,27% de sus recursos y Galicia únicamente aporta el 0,1% sin ser la más pobre, está claro que sí es la más insolidaria".

También las aportaciones privadas se están resistiendo como consecuencia de la crisis, aunque Xosé María Torres matiza que "no las que ya existen, que no cuesta consolidarlas, pero sí las nuevas".

Respecto a si las donaciones en momentos puntuales, como tras el terremoto de Haití, llegan a su lugar de destino, asegura que "los recursos enviados a través de las ONG a Haití sí que han llegado, setenta millones de euros en tres meses; pero sabemos, sin embargo, que las promesas políticas de ayuda no se están cumpliendo".

Percepción social. Entre las iniciativas puestas en marcha gracias al impulso de la coordinadora, cabe destacar la aprobación de ese II Plan Director da Cooperación Galega para o Desenvolvemento 2010-2013, aprobado por unanimidad en el Parlamento gallego, y a través del que la Xunta se compromete a incrementar entre un 50 y un 100% las partidas destinadas a la cooperación con respecto a 2009.

Un plan que permite "hacer una planificación a cuatro años, y en el que hemos contribuido, en los seis meses de discusión entre las ONG, sindicatos y ayuntamientos, a fijar los países y sectores prioritarios", subraya.

Su cumplimiento por parte de la administración será estrechamente vigilado por la coordinadora, entidad que por otra parte ha solicitado la elaboración de un estudio sobre la percepción social que tienen los gallegos de las ONG. Se trata, según Torres, de averiguar "por qué y con qué base se dice que en Galicia se reclama menos cooperación al desarrollo que en otros lugares, ya que no hay datos científicos que avalen esa teoría, y creemos que no es así".

Asimismo, la Xunta está elaborando un censo gallego de cooperantes, que "serán unos cincuenta de los 1.500 que en 2005 había a nivel estatal", calcula.

No al tremendismo. No todas las asociaciones que trabajan en el ámbito de la cooperación al desarrollo pueden formar parte de la coordinadora gallega, ya que "en la reunión anual hay una votación de las candidatas a integrarse, hay una votación y no siempre entran, en función de sus prácticas", señala Xosé María Torres.

El primer requisito es que lleve dos años inscrita en el registro general gallego, y que tenga una presencia real en la sociedad. Además, añade que "debe cumplir un código de conducta y garantizar que sus comportamientos encajan en determinadas cuestiones relacionadas con la transparencia", y subraya que "no nos interesan los mensajes tremendistas que sólo dan lugar a una actitid caritativa y que, por otra parte, no son representativos de la realidad".

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web