Imprimir

Obiang pone a la comunidad internacional contra las cuerdas

on . . Visitas: 432


Un regalo envenenado.
Tratándose de Teodoro Obiang no podía ser de otra forma. El presidente de Guinea Ecuatorial entregó tres millones de dólares a la UNESCO para la creación de un premio que recompensara "proyectos y actividades de individuos, instituciones y otras entidades u organizaciones no gubernamentales relacionados con la investigación en ciencias de la vida que tengan como objetivo la mejoría de la vida humana". Y sólo había una condición: el galardón debía llamarse Premio UNESCO-Obiang Nguema Mbasogo.

Las quejas han llegado de todas partes y han sido tan contundentes que la UNESCO ha tenido que frenar el proceso, iniciado en 2008. La entrega del premio estaba prevista para la semana que viene, pero el consejo ejecutivo del organismo internacional se reunió hoy en París y decidió suspenderlo hasta que se tome una decisión.

"No estamos acostumbrados a una situación así, la UNESCO trabaja siempre en consenso, pero es que hemos recibido quejas hasta de Desmond Tutu [premio Nobel de la Paz]", comentan desde la oficina de la UNESCO en París. Por ello, en la reunión de esta mañana, que se ha alargado una hora, no ha habido un acuerdo y se ha aplazado la fecha de un nuevo encuentro. Será del 5 al 22 de octubre. Entonces, el comite ejectuvio, formado por 58 países, deberá decidir si el premio mantiene su nombre (y su financiación).

El galardón fue propuesto por Obiang, presidente de su país desde hace 30 años, ante la Conferencia General de la UNESCO, en octubre de 2007. En principio, debía ser entregado cada año, por un periodo de cinco años, y los fondos repartidos en 300.000 dóalres entre tres candidatos como máximo (el resto debía repartirse entre las dietas y otros gastos derivados de la gestión del premio).

"El premio UNESCO-Obiang supone una mancha en la reputación de todos los miembros de la UNESCO", denunció Jon Ellito, director de defensa y promoción de África de la ONG Human Rights Watch, principal promotora de la iniciatvia que pide la retirada del nombre del presidente, acusado de corrupto por la mayoría de las organizaciones de defensa de los derechos humanos.

EEUU, Francia, ONG como Human Rights Watch y numerosos personajes públicos han rechazado que se dé el nombre del mandatario ecuatoguineano al premio.

Durante la reunión de hoy en París, la directora general de la UNESCO, Irina Bokova, se ha dirigido al consejo con estas palabras: "He escuchado las voces de muchos intelectuales, científicos, periodistas y, por supuesto gobiernos y parlamentarios que me han pedido que proteja y preserve el prestigio de la organización. Vengo a ustedes para transmitirles un mensaje fuerte de alarma y de ansiedad. [Pero] a la vista de los hechos sin precedentes que se han producido en los últimos meses, debemos ser valientes y reconocer nuestras responsabilidades, porque lo que está en juego es nuestra organización".

Desde Guinea Ecuatorial, el Gobierno ha emitido diversos comunicados cargando contra quienes le critican al considerar que "es un indescriptible desprecio no sólo a todo nuestro país sino también a todo el contienente africano".

Se refiere el Gobierno de Obiang a "la desconfianza generada en el pueblo africano durante siglos de esclavitud y colonialismo" y asegura que esta posición se debe a una "actitud racista, prepotente y neocolonialista de lobbies que no desean que los africanos seamos capaces también de poseer riqueza".

Con una renta per cápita similar a la de España gracias a la industria petrolera, Guinea Ecuatorial se ha convertido en un socio incómodo para muchos países occidentales. Y claro, su aportación a la UNESCO se ha convertido en un regalo envenenado.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web