Imprimir

Homenaje en Estambul a los activistas propalestinos deportados por Israel

on . . Visitas: 434


Unos 500 activistas, muchos de ellos heridos, tuvieron que esperar embarcados en los aviones durante horas en el aeropuerto Ben Gurion de Tel Aviv antes de poder viajar ayer a Turquía. Seis aviones turcos -tres civiles y tres militares medicalizados- tenían previsto iniciar las operaciones de despegue alrededor de las cinco de la tarde. Solo dos de los preparados para el transporte de heridos aterrizaron anoche en Ankara. Sobre el resto reinaba la confusión y las noticias contradictorias. El Gobierno israelí achacó el retraso a problemas administrativos.

En Madrid, los padres del activista español Manuel Tapial, miembro de la autodenominada flotilla de la libertad, se quejaban de la incomunicación a la que había sido sometido su hijo por parte del Gobierno de Israel. La madre, María Antonia Tapial, informó anoche a este periódico que finalmente había logrado hablar con él alrededor de las 20.30. La mujer explicó que los tres españoles estaban juntos en el mismo avión, "porque les oí hablar entre ellos".

Manuel Tapial le explicó que Laura llevaba embarcada desde las 14.00 horas y que ellos habían abordado el aparato un poco más tarde. Los tres activistas tienen previsto permanecer en Turquía hasta el viernes para participar en los actos de homenaje a los muertos durante el asalto. Volarán ese mismo día por la tarde a Barcelona.Mientras las familias españolas contaban las horas para conocer la noticia de que sus hijos habían salido de Israel, en Estambul, los gritos de "Alahu Akbar" (Dios es el más grande) resonaban a media tarde en la plaza de Taksim, en el corazón de la parte europea de la ciudad. Cientos de personas esperaban con banderas turcas y palestinas el regreso de más de 500 activistas de la flotilla asaltada por Israel.

La ONG turca Fundación de Ayuda Humanitaria (IHH), principal organizadora de la flotilla de ayuda humanitaria a Gaza, preparó también un recibimiento en el aeropuerto internacional Atatürk de Estambul, desde donde tenía previsto partir una caravana de vehículos hasta la plaza de Taksim. Los medios de comunicación locales lanzaron llamamientos para que los ciudadanos no colapsaran la terminal aérea.

El Gobierno de Recep Tayyip Erdogan se empeñó en repatriar conjuntamente a los activistas de la flotilla detenidos en Israel en tres aviones de la compañía Turkish Airlines. Otros tres aviones militares medicalizados transportarían a 21 heridos en el abordaje. Otro número indeterminado de heridos graves, cuyo estado desaconsejaba viajar, permanecieron hospitalizados en Israel. Aunque la mayoría de los activistas se encontraban desde por la mañana en condiciones de embarcar en las aeronaves, los trámites se dilataron porque el Ejecutivo de Ankara insistió en que se realizara un exhaustivo recuento e identificación de todos.

En Madrid, Manuel Espinar, padre del activista Manuel Tapial recordó a los cooperantes muertos durante el abordaje del Ejército israelí: "Finalmente, abrazaré a mi hijo, pero habrá gente que no podrá hacerlo".

Desde Taradell (Barcelona), Rosa Crusellas, la madre de Laura Arau, esperaba anoche una llamada de Exteriores que les confirmase la salida de su hija. "Solo pude hablar con ella ayer. Solo me dijo que estaba bien y que la habían tratado bien". La madre de Laura aseguró que no habló con la hija del documento que la cooperante tuvo que firmar para su deportación antes de que el Gobierno israelí comunicara la expulsión de todos los detenidos. Desde Valencia, la madre del periodista David Segarra, quien cubría la expedición para el canal hispanoamericano Telesur, se armaba también de paciencia. "[Desde el Ministerio de Exteriores]Me han dicho: 'Tómeselo con calma porque es un proceso complicadísimo. Tienen que embarcar muchísimas personas y algunas están heridas de gravedad", informa Ignacio Zafra.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web