Imprimir

El precio de ayudar

on . . Visitas: 453


En un planeta regido por leyes lógicas, los que ayudan no tendrían que estar en la diana de nadie. Tampoco se debería disparar sobre las ambulancias en las guerras, pero ocurre. España lo ha aprendido en los seis meses que ya dura el secuestro de los cooperantes catalanes Albert Vilalta y Roque Pasqual, del que hoy se cumplen 187 días, el segundo más largo en la zona del Sáhara en los últimos años y el que más ha durado con rehenes españoles. Sólo lo supera los 247 días del cautiverio del matrimonio austríaco de Wolfgang Ebner y Andrea Kloiber.

En la noche del 29 de noviembre de 2009, Vilalta y Pasqual, junto con Alicia Gámez, liberada el 10 de marzo, fueron secuestrados por un grupo armado de Al-Qaida en el Magreb Islámico, a unos 170 kilómetros de Nuakchot (capital de Mauritania). Transportaban veinte toneladas de material de ONGs catalanas para proyectos en Marruecos, Mauritania, Senegal y Gambia. En el ataque resultó herido de bala Albert Vilalta.

El secuestro es el más largo de los nueve que ha vivido la comunidad de las ONG y que han implicado a 51 españoles desde que un grupo de Acción contra el Hambre, entre ellos Álvaro Parages, fuera retenido por guerrilleros chechenos en 1996.

La estadística no es desastrosa, pero basta para asustar. Unos 1.400 españoles trabajan profesionalmente como cooperantes (remunerados, no voluntarios) en países en vías de desarrollo, según la Asociación Profesional de Cooperantes. Los grupos terroristas o guerrilleros amenazan a unos 200 compatriotas que desarrollan su labor en países en guerra. Y lo hacen desarmados. Presas fáciles.

¿Dónde se mueven? Aunque los españoles trabajan en unos 60 países, América Latina concentra el mayor número de expatriados (58,5%). Sólo en Ecuador, el que cuenta con el mayor número de españoles desplazados, viven 101 cooperantes, y otros tantos en Angola.

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web