Imprimir

Alfredo Sáenz niega una conspiración de los mercados contra España

on . . Visitas: 570

13-05-2010_ima1


El Banco Santander ha respaldado con frecuencia la política económica del Gobierno de Zapatero. Su presidente, Emilio Botín, lo hizo el lunes pasado, sin ir más lejos. Ayer, sin embargo, el vicepresidente y consejero delegado, Alfredo Sáenz, se alineó con el mercado en el reciente tira y afloja que mantiene con los índices españoles en plena crisis de la deuda soberana. «No se puede insultar al mercado. No hay conspiración contra España», sentenció ayer en un acto organizado por la escuela de negocios Esade.


Descartó en esa intervención que la especulación sea el motivo principal que ha conducido a las bolsas, particularmente a la española, a una montaña rusa a prueba de los nervios más templados: «No se puede ver al mercado como un conjunto de especuladores, sino como ahorradores que nos confían su dinero y piden garantías para recuperarlo». La consideración venía a cuento del esfuerzo que debe hacer al sector público –«el privado ha hecho los deberes»– para superar la crisis. «El sector público ha hecho mucho para mantener la economía. Pero ahora, el gran tema pendiente es el plan de ajuste fiscal. Y tiene que ser creíble para el mercado», expuso Sáenz.
Frente al retraso de la Administración en la reducción del déficit, el sector privado ha reajustado sus costes y ha mejorado la productividad. Lamentablemente, ese recorrido se ha realizado a costa del empleo. «El aumento del paro ha mejorado la productividad de las empresas, puesto que ha eliminado los puestos de trabajo –los de la construcción– menos productivos».

ARQUITECTURA DEL EURO / Reconoció Sáenz que la actual crisis de la deuda va más allá de la situación de la economía española y la atribuyó a que «la arquitectura institucional para soportar el euro es insuficiente, puesto que no hay mecanismos de defensa de la moneda». A tal efecto propuso que habría que avanzar en la dirección de que el presupuesto comunitario «tenga más pegada», lo que significa que debería nutrirse del 25% de los presupuestos de los estados de la UE. Facilitaría la reestructuración de la política fiscal.
Sáenz ocupó buena parte de su intervención en restarle responsabilidad a la banca en el origen de la crisis financiera. La causa debe buscarse en el excesivo endeudamiento de determinados países –EEUU, el Reino Unido y España, entre otros– como consecuencia de una larga época de tipos de interés bajos que se inició en los años 80 durante el mandato de Paul Volcker al frente de la Reserva Federal. Ahora, «echar la culpa a la banca es fácil». Una consideración que no excluye que hay entidades que sí que han cometido errores que los gobiernos no tienen porqué asumir. Por lo tanto, no debería evitarse la quiebra de esos bancos. «Ningún banco debe ser considerado too big to fail», zanjó.

LUJOS Y DEMONIOS / El consejero delegado del Santander reclamó que no se «demonice» al sector bancario, aunque tampoco se deberían mantener ciertos lujos, como modelos obsoletos que incluyen una capacidad instalada excesiva. «No nos podemos permitir que duden de la solvencia del sistema», aseguró.
Entre los clichés que se atribuyen equivocadamente, según su opinión, a la banca quiso contrarrestar el de que las empresas no tienen crédito, pese a que las entidades financieras han contado con apoyo institucional. «A nosotros no nos han dado nada», recordó en alusión al plan del Gobierno de apoyo a la banca y al programa público de avales. «Decir que los bancos no prestan dinero es como decir que General Motors no quiere vender coches», aseveró, tras señalar que el Banco Santander hace esfuerzos para dar créditos, aunque no es una ONG.
Para rematar la cuestión, planteó que el sector privado para crecer no necesita más crédito, sino menos. «Toca sanear balances y desapalancarse» y es «peligrosa» la idea de obligar a los bancos a dar créditos con cuotas como en el Reino Unido.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web