Imprimir

«En situaciones de crisis es imprescindible comprometerse»

on . . Visitas: 407


La crisis ha obligado a todo el mundo a apretarse el cinturón. Las ayudas y aportaciones privadas económicas y subvenciones a ONG y asociaciones de carácter social se han visto claramente mermadas. La Obra Social de Caja Cantabria es plenamente consciente de ello. Ante esta situación, en la que salen perdiendo los más débiles, la Obra ha escogido el camino contrario y ha ampliado el presupuesto destinado a los proyectos sociales, como reconoció su director, Juan Muñiz.

- El aumento del 10% en la partida que la Obra destina este año a hacer posibles proyectos sociales, ¿en base a qué criterios se ha tomado?

-La decisión de incrementar nuestro apoyo en este sentido puede considerarse como respuesta a una realidad nueva. La sociedad civil se está organizando cada vez más para dar solución a problemas sociales y sanitarios, para hacer llegar de forma eficaz la solidaridad individual. Para ello, se agrupa en asociaciones que integran un tercer sector con una capacidad de acción muy importante. Caja Cantabria mantiene un compromiso con la Comunidad que no se entendería si no se plasmara también en un compromiso con colectivos tan activos de esta sociedad. Por eso, porque creemos que nuestro apoyo es especialmente necesario en tiempos difíciles, lo incrementamos para permitir que continúen funcionando programas de asistencia, de atención, rehabilitación, etc., que suponen una diferencia notable en la calidad de vida de muchas personas en Cantabria.

-¿La crisis ha cambiado la orientación de la acción social de Caja Cantabria?

-La crisis no se siente igual en todos los sectores. Por una parte hace que asociaciones y ONG cuenten con menos apoyos y, por otra, que su acción sea más necesaria que nunca. El resultado es una situación en la que es imprescindible comprometerse. Por eso incrementamos nuestra ayuda, para estar a la altura. Y por eso la orientamos hacia las áreas que presentan mayor necesidad. Son los sectores sociales más sensibles, la discapacidad, la marginación social, el menor, los mayores, quienes más sufren la crisis. No se puede desguarnecer ningún ámbito.

-¿Cuál debe ser el sector (dependencia, infancia, inmigración...) al que deben ir destinadas las ayudas? ¿Por qué razón?

-El mundo asociativo en general. Las asociaciones sociales y las ONG conforman un sector tremendamente dinámico. La interrelación que se mantiene entre afectados, familiares y profesionales es muy efectiva. La generación de nuevas propuestas y el planteamiento de nuevos proyectos, es continuo. Conocer sus necesidades y apoyar su acción cotidiana redunda en beneficio de todos. Por eso, la Obra Social no sólo apoya su trabajo, sino que trata de buscar canales para ofrecerles visibilidad. Es fundamental que la sociedad conozca la labor, muchas veces oculta, de un gran número de personas que dedican su tiempo y su profesión a ofrecer mejores condiciones de vida a quienes más lo necesitan.

-Además de las ayudas a los proyectos solidarios, Caja Cantabria mantiene una actividad sociocultural difícil de sintetizar.

-Sabemos que cuando alguien elige ser cliente de Caja Cantabria lo hace entre otras razones teniendo en cuenta que una parte importante de los beneficios que contribuye a generar se ponen a trabajar inmediatamente para convertirse en proyectos sociales, culturales, medioambientales. Los clientes de Caja tienen perfiles muy diversos. Son las personas mayores que nos confían el pago de sus pensiones, los jóvenes, los niños que ahorran con nosotros. Es nuestra obligación responder a esa confianza. Para ello intentamos que los beneficios que genera lleguen a un perfil igualmente diverso. Por eso nos implicamos con energía en acciones tan diferentes como la producción de programas didácticos para los niños y jóvenes o la extensión del programa 'Experiencia' para el colectivo de mayores. Entre ambos perfiles queda un abanico muy amplio: mujeres, empresarios, artistas cántabros a los que también nos exigimos llegar.

-¿Sus clientes son conscientes de todo lo que ustedes hacen y en lo que ellos pueden participar?

-Esta acción es tan amplia que muchas veces tenemos la sensación de que resulta muy difícil trasmitirla globalmente. Es que un día en la Obra Social encuentras 90 niños en el Centro de Educación Ambiental, 300 niños en el programa didáctico de los Viajes de Corchea, 5.000 personas mayores en nuestros talleres de 'Experiencia', 500 personas en uno de nuestros conciertos, 200 personas visitando nuestras exposiciones (abiertas con artistas de Cantabria), nuestra residencia de personas mayores, nueve clubes sociales con actividad a, una escuela infantil y, desarrollándose, más de 200 proyectos sociales llevados a cabo por ayuntamientos y organizaciones sociales. Si además tenemos en cuenta que esta acción se extiende cotidianamente por toda la geografía regional, desde Castro Urdiales a Potes y de Santander a Polientes, la verdad es que es difícil hacerse a la idea de hasta donde llegamos. Sería más fácil y rápido explicar dónde no está la Obra Social de Caja Cantabria.

-Con la unión de las cajas en el horizonte, ¿cree que la Obra Social de Caja Cantabria podrá responder como hasta ahora a las causas sociales?

-El compromiso social de las cajas es lo que les da sentido, su propia razón de ser, y seguirá existiendo. No tengo la menor duda.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web