Imprimir

Matar resulta sucio

on . . Visitas: 449


«No hay métodos de ejecución humanitarios», recalca el representante de AI España Carlos de las Heras. «Yo hablaría de procedimientos más o menos crueles, aunque todos lo son», apostilla el profesor José Luis Corral. En Estados Unidos, el Centro de Información sobre la Pena de Muerte, una ong abolicionista, recopila las pifias de métodos considerados 'limpios'. La silla eléctrica ha deparado escenas reales espantosas de fritura humana, en las que el condenado agoniza durante minutos.

En julio de 1999 el estado de Florida electrocutó a Allen Lee Davis. Su cuerpo ensangrentado -se supone que es una muerte incruenta-, era «según todas las apariencias, el de un hombre que ha sido brutalmente torturado hasta la muerte por los ciudadanos de Florida», dijo después el juez de la Corte Suprema estatal Leander Shaw. Y en 1985, en Indiana, William E. Vandiver necesitó cinco descargas de más de 2.000 voltios durante 17 minutos antes de expirar. Su cuerpo desprendía humo y olor a quemado.

El departamento de prisiones admitió que la ejecución «no había salido según lo esperado». Tampoco es tal la pretendida asepsia indolora de la inyección letal. Encontrar la vena adecuada no es sencillo, sobre todo en ex drogadictos, y hay multitud de episodios en los que la búsqueda en brazos y piernas ha deparado horas de tortura adicional al reo. En septiembre pasado saltó a los medios de comunicación el caso de Rommel Broom, condenado a muerte en Ohio. Durante cuatro horas el equipo médico no fue capaz de localizarle una vena apropiada, a pesar de la colaboración activa del preso. Al final el gobernador del estado ordenó parar la ejecución a la espera de consejo médico adicional, a fin de matar a Broom «de forma más eficiente». Todavía no se ha fijado nueva fecha. Para Carlos de las Heras, la historia de la pena de muerte está llena de casos que demuestran «su crueldad, cualquiera que sea el método elegido».

 

 

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web