Imprimir

Clegg, el ogro europeísta

on . . Visitas: 476


Nick Clegg es un europeísta. En otro país, éste sería un dato menor. En el Reino Unido, en cambio, se convierte en el flanco débil de la estrella ascendente de la política británica.

Porque la Unión Europea es la fuente en la que se inspiran las más delirantes pesadillas de la imaginación británica. Para la fecunda fantasía euroescéptica, Bruselas es una conspiración de burócratas en guerra permanente contra la originalidad británica. El día en que se lanzó la Política de Defensa Europea, la preocupación de la Prensa británica fue indagar si Bruselas impondría un uniforme que acabaría con el elegante corte castrense del Ejército de Su Majestad. Otras sospechas euroescépticas tuvieron que ver con la posibilidad de que se impusiera una estandarización en la talla de preservativos. Que se construyera un macroordenador que se enteraría de los más recónditos detalles de nuestra vida secreta. O que se escribiera un manual de historia europea para los escolares en el que Napoleón sería el bueno y elegante de la película y Nelson el mezquino nacionalista.

A Clegg se le tilda de «antiamericano» sólo porque trabajó junto al conservador Leon Brittan en la Comisión Europea. Y se ha ido a degüello contra él por haber escrito que el Reino Unido padece de delirios de grandeza tras haber derrotado a Alemania en la Segunda Guerra Mundial. Todo británico euroescéptico que se precie está en la obligación de denunciar siempre la oculta mano del káiser tras el macrogobierno europeo.

El Reino Unido ha sido siempre un país fabulador. Esa es su gran virtud, y hay que felicitarse por ello. Es su gran aportación a la construcción europea. Y esa exageración euroescéptica forma ya parte del acervo comunitario. Un capricho de la fantasía que impide que Bruselas se convierta en lo que temen sus detractores. Si no existiera, los burócratas europeos tendrían que inventarla.

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web