Imprimir

El Benicarló, un club sin barreras F

on . . Visitas: 636


Trabajan limpiando la pista, como ayudantes del utillero e incluso como animadores.Pese a su discapacidad, los hermanos José María y M. Ángel Arango son pluriempleados.

Uno de los aspectos más desconocidos, pero no por ello menos importantes, de la actividad social del Benicarló Aeroport Castelló es la colaboración que, desde hace años, mantiene con la sede que el Ivadis (Instituto Valenciano de Atención a los Discapacitados) tiene abierta en Benicarló. A lo largo de la historia del club, han sido varios los discapacitados que han colaborado con el equipo, como ayudantes del encargado de material, repartiendo folletos en la entrada o como mocheros.

Es el caso de José María y Miguel Ángel Arango, los dos hermanos que desde hace ocho temporadas se ocupan de la limpieza y secado de la pista durante los partidos del Municipal, cada vez que son requeridos por el colegiado.

aficionados de pro // Además, José María, todo un atleta, tiene por costumbre obsequiar al público con una serie de volteretas y piruetas antes del choque, algo que ya se ha convertido en costumbre y que le ha hecho muy popular entre los aficionados del conjunto cadufero, que le ven como una parte imprescindible del espectáculo del fútbol sala.

El director del Ivadis, Juanma Torres, explica cómo comenzó todo: “A nuestros chicos les gusta mucho este deporte, siempre estaban en el pabellón. El presidente Ximo Bel que es una persona muy sensibilizada con estos chicos discapacitados, nos consultó acerca de la posibilidad de que pudieran colaborar, a lo que, por supuesto, accedimos encantados.

Torres destaca que para el centro que dirige es “un orgullo” y lo ve como un ejemplo de superación para todos los alumnos: “Es una gran satisfacción que estos chicos puedan estar ahí, en la máxima categoría del demostrando que las personas con discapacidad pueden integrarse y ser útiles en esta sociedad”.

colaboración constante // Pero la colaboración no acaba cuando termina el partido, siendo habitual la presencia de jugadores de la plantilla en la residencia, como en la inauguración, el pasado 3 de diciembre, de la nueva pista deportiva, pintada, por cierto, con los colores del Fútbol Sala Benicarló, a la que acudió la práctica totalidad del equipo.

La sensibilidad del club del Baix Maestrat hacia el colectivo se ha venido manifestando de diversas formas. La donación de la recaudación en un partido internacional amistoso al Club de Ocio de Afanías, la entrega de camisetas y material, participación de jugadores en fiestas y celebraciones...

Una labor discreta pero muy importante y reconocida, tanto por los miembros de Ivadis como por todos los aficionados del equipo. Entre el Benicarló y el trabajo de los hermanos Miguel Ángel y José María Arango han demostrado que todos tienen cabida en el deporte, por muy exigente que sea. Un ejemplo de superación que se puede ver cada encuentro en el pabellón municipal. H

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web