Imprimir

"Starbucks siempre se ha preocupado por los caficultores"

on . . Visitas: 391


Javier Carazo - Madrid

Desde el 1 de marzo, Starbucks España comercializa café de comercio justo en sus bebidas expreso. Álvaro Salafranca, director general de la compañía, indica que para 2013 se quiere que el 100% del café que sirva la firma responda a una compra ética. Por su parte, Pablo Cabrera, director de la asociación que certifica el origen del café, dice que en España queda mucho camino por recorrer.

¿Por qué esta iniciativa?

Álvaro Salafranca. Starbucks lleva ya muchos años guiando sus pautas de cómo comprar el café tanto desde el punto de vista del caficultor como del medio ambiente. El poder incorporar a todas las bebidas expreso el Sello Fairtrade es un paso más en la relación que tenemos con este sello. El precio que se paga es justo y se aporta una prima adicional que beneficia a las comunidades que la cultivan. Tenemos una relación de diez años de precio justo. Así, desde 2008 a 2009 duplicamos las compras de comercio justo a nivel mundial y pasamos de nueve millones de kilos a 18 millones.

¿En qué consiste este nuevo paso?

Salafranca. Seguimos con la misma doctrina de cuidar al caficultor, de hacer compras responsables y que tengan un mínimo impacto medioambiental. Queremos que el cliente tenga la satisfacción de que el café que se bebe aporta algo más a la comunidad donde se ha cultivado. En concreto, Starbucks compró 18 millones de kilos en todo el mundo de café con estas características en 2009. Por su parte, el acuerdo del sello de comercio justo y Starbucks España data de mayo de 2009. En septiembre, España empieza a comercializar este café y en marzo empezamos a servir todas nuestras bebidas con él. Esto implica que este año consumiremos 80.000 kilos de café de comercio justo.

¿Es una política común en la red?

Salafranca. Que todas las bebidas expreso sean de café de comercio justo es para toda Europa y Oriente Próximo.

¿Qué beneficios sacan los caficultores?

Salafranca. El beneficio principal es la prima que se les da, además de la compra del producto, que asciende a 2,6 millones de euros en el mundo. La prima es de 0,10 centavos kilo.

Pablo Cabrera. Además de la prima, el comercio justo permite un desarrollo sostenible a los productores. Junto a la prima hay otras condiciones; por ejemplo, la empresa, en este caso Starbucks, debe establecer contratos comerciales para varias temporadas. La compañía está obligada a cumplir independientemente de que las cosechas sean mejores o peores. Esto da una tranquilidad al productor que no tiene con el mercado convencional. Starbucks compra directamente a la cooperativa y ésta ya está auditada.

¿Habrá una subida de precios?

Salafranca. En absoluto.

¿Y más medidas?

Salafranca. Nuestro compromiso, en la compra ética, es que en 2013 el 100% sea café de nuestra plataforma Shared Planet, que verifica si las relaciones con los caficultores son éticamente correctas y de cultivo responsable.

Cabrera. Queda mucho camino por hacer en España en comercio justo. La iniciativa de marzo no es el final de un proceso, sino el inicio.

¿Este ejemplo podría ser seguido por otros grupos?

Salafranca. Ojalá. El precio que Starbucks paga por el café es alto, por encima del mercado -porque son de alta calidad y no los adquirimos en mercados de materias primas, sino que hay acuerdos con los caficultores-. Y en cuanto a la compra ética, llegamos a acuerdos a medio plazo, con condiciones de trabajo legales y transparencia económica. La cartera actual del café que compra Starbucks dentro de esta plataforma es del 77%, y ahí incluyo el comercio justo. Starbucks sí que se preocupa por los caficultores y siempre lo ha hecho, bien certificándolo internamente o con sellos externos reconocidos mundialmente.

Starbucks tuvo hace unos años problemas con el café de Etiopía, ¿se han solucionado?

Salafranca. Definitivamente, sí. Las relaciones de Starbucks con Etiopía son correctas. Compramos el producto allí y es uno de los grandes cafés que vendemos. Todas las partes están contentas.

Un mercado tradicional de las ONG

"La compañía tiene dos misiones: dar el café de mayor calidad posible y que se compre éticamente", confiesa Salafranca. Por su parte, Cabrera resalta que la pretensión del Sello Fairtrade es dar a conocer el comercio justo y que el producto se distribuya en el comercio convencional. "Tradicionalmente, estos productos venían ofertados en España por las ONG, pero el volumen que demandaba el consumidor ha hecho necesaria la presencia de una certificación que permita que cualquier entidad, social o privada, pueda ofrecer un producto al consumidor".

Cabrera apunta que existe un control por parte de la entidad internacional Flo-Cert que garantiza que la prima de comercio justo se invierte en cuestiones sociales en las zonas de procedencia del producto. Acerca de la respuesta que está teniendo esta iniciativa entre los clientes, Salafranca resalta que "todavía queda mucho camino por recorrer. Algunos clientes están contentos y otros empiezan a conocer lo que significa".

Por su parte, Cabrera confía en que otras grandes cadenas se adhieran a esta política. "Nosotros tenemos a 36 empresas registradas que comercializan ya productos certificados, como café, cacao, azúcar, algodón o té".

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web