Imprimir

La vieja rula cambia su imagen y acoge ya dependencias de Cruz Roja

on . . Visitas: 375

14042010im3
La Cofradía Virgen de las Mareas espera inaugurar las renovadas instalaciones en un plazo de quince días

La vieja rula luce ya su nueva fachada, renovada en los últimos meses de acuerdo con un proyecto que pretende adaptar el inmueble «a los nuevos usos estéticos» del entorno de la ría.

La Cofradía de Pescadores Virgen de las Mareas confía en poder celebrar en el plazo de quince días el acto inaugural de una renovación que incluye, además, la adaptación de la tercera planta del edificio y de parte de la antigua cancha de subastas para funcionar como sede de la asamblea comarcal de Cruz Roja.

De hecho, la fachada del edificio luce ya no sólo el logotipo y el nombre de la Cofradía de Pescadores, sino también los de la organización no gubernamental que hasta ahora tenía su sede en un edificio de San Juan de Nieva.

El edificio aparece ya cubierto por las placas en color cobre y remates en azul mahón. Entre las placas y la fachada real del edificio se ubica un espacio que actúa al tiempo como cámara de aire y como espacio para ubicar los nuevos suministros que pueda requerir el inmueble en un futuro.

Así pues, ya sólo restan los últimos remates para que se pueda celebrar la reinauguración del inmueble, después de aquella que tuvo lugar en 1981 para dar paso a la actividad de primera venta de la pesca fresca.

Casi 30 años después, las tareas administrativas propias de la actividad de la lonja se han trasladado al nuevo complejo y en la vieja rula sólo quedan las internas de la propia Cofradía. De todos modos, a ellas se suman ahora las dependencias que ocupa Cruz Roja y también el economato de pertrechos de la entidad pesquera, que se acomoda en la planta baja del inmueble.

Lo que no cambiará de lugar, aunque sí renovará también su aspecto, es la cafetería y restaurante de la antigua rula, que reabrirá sus puertas en pocos días con la pretensión de sumarse a la oferta hostelera del entorno. No en vano, la renovación de la fachada de la antigua rula tenía entre sus objetivos convertirse en un digno y atractivo punto de conclusión del paseo de la avenida del Conde de Guadalhorce, según indicó en su día el patrón mayor de la Cofradía de Pescadores Virgen de las Mareas, entidad encargada de los trabajos, Gregorio López.

«No vamos a hacer ninguna modificación de la estructura ni de la distribución del edificio, simplemente se trata de renovar el aspecto exterior y darle una estética más atractiva», afirmó López a la hora de dar a conocer el proyecto.

Los trabajos se han prolongado dos meses y han requerido una inversión de unos 70.000 euros, aportados por la Cofradía con una ayuda de la Dirección General de Pesca del Principado.

Traslado

A lo largo de los próximos días Cruz Roja continuará con el traslado de sus instalaciones a sus nuevas oficinas, en la tercera planta del edificio, mientras concluye el pintado de las distintas dependencias del inmueble.

Además, se completará el mobiliario de la zona de restaurante y cafetería, así como las nuevas instalaciones que se prevé ubicar en el edificio, que entre sus servicios incluirá aquellos relacionados con la gestión del surtidor de gasóleo, tanto a la flota pesquera como a las embarcaciones de recreo, que explota la Cofradía de Pescadores Virgen de las Mareas.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web