Imprimir

Mercenario de Al Qaida

on . . Visitas: 430


Omar Saharaui fue, según Mauritania, el encargado de ejecutar para Al Qaida del Magreb el secuestro de los cooperantes españoles hace cuatro meses y medio. Compareció ante la Justicia el pasado 29 de marzo. ABC ha tenido acceso a un retrato suyo

Omar Uld Sidi Ahmed Uld Hamma, conocido como «Omar Saharaui», es el mercenario contratado por Al Qaida del Magreb Islámico (AQMI) para secuestrar a tres cooperantes españoles en Mauritania, según estima la Justicia de ese país magrebí. El hombre, de una cincuentena de años, llegó el pasado 29 de marzo a la primera sala de la corte de Nuakchot «exhausto» por los interrogatorios, según testigos presenciales. No descartan que haya sido torturado por los agentes.

Saharaui, que fue detenido a mediados de febrero, compareció junto a otras 21 personas acusadas en el mismo caso ante un tribunal de Nuakchot antes de ser inculpado y encarcelado. Otras siete personas ya comparecieron hace tres semanas por el mismo asunto. Cinco de ellas están también en prisión.

Contratado por Belmojtar

El 29 de marzo se cumplían cuatro meses desde que el último vehículo de la caravana de la ONG Barcelona-Acció Solidària fuera asaltado en la carretera que lleva de Nuadibú a Nuakchot. Sus tres ocupantes, Albert Vilalta, Roque Pascual y Alicia Gámez, fueron secuestrados.

La mujer fue puesta en libertad hace un mes gracias a la intervención de un negociador de Burkina Faso que se desplazó al norte de Malí. Los autores materiales del secuestro son, según el tribunal, «mercenarios contratados por uno de los emires de AQMI» y «han recibido dinero por prestar este servicio» a los terroristas.

Orden internacional

De esta forma, Saharaui trabajaría por encargo de Mojtar Belmojtar, un conocido miembro de la franquicia de Bin Laden en el Magreb y el Sahel que es el que mantiene cautivos a Albert Vilalta y Roque Pascual en el desierto del norte de Malí.

Mauritania ha lanzado una orden internacional de arresto contra Belmojtar, que es de nacionalidad argelina pero que se mueve con facilidad entre las porosas fronteras sahelianas. Él sería además uno de los directamente implicados en las negociaciones para tratar de poner en libertad a Vilalta y Pascual.

Saharaui está acusado de «atentar deliberadamente contra la vida de las personas, de secuestro y de acuerdo para obtener compensación a cambio de la libertad de otros». También está acusado de «empleo del territorio mauritano para agredir a ciudadanos extranjeros así como utilización de armas y munición de manera ilegal».

El acusado no formaría parte directa de la célula de Belmojtar, pero habría sido, según personas cercanas a la investigación, el encargado de poner además al servicio de los hombres de AQMI los vehículos necesarios para huir de las batidas del Ejército mauritano y atravesar la frontera de Malí.

Hombre del desierto

Saharaui, que según una fuente consultada por ABC ha formado parte del organigrama del Frente Polisario, es descrito como un hombre del desierto, territorio que conoce muy bien desde hace décadas y por el que se mueve con maestría poniendo últimamente su experiencia al servicio de terroristas y traficantes de droga u otras mercancías como tabaco.

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web