Imprimir

Exteriores confirma el secuestro en Congo de un médico de una ONG alavesa

on . . Visitas: 427


Mario Sarsa Manresa, de 56 años, fue raptado por rebeldes de una etnia mientras recorría África de vacaciones

C. BARREIRO | VITORIA.

11042010im1

El Ministerio de Asuntos Exteriores confirmó ayer el secuestro de un médico aragonés en la República Democrática del Congo, donde se encontraba de vacaciones. Mario Sarsa Manresa, miembro de la Asociación Africanista Manuel Iradier de Vitoria, gran aventurero, fue apresado el pasado domingo por los rebeldes de la etnia enyele durante un ataque a la localidad de Mbandaka, en el noroeste del país. Tanto las autoridades españolas como congoleñas insistieron ayer en que «se están haciendo todos los esfuerzos posibles» para liberar al facultativo, «viajero experimentado» y «gran conocedor del continente africano». De momento, no se ha pedido rescate.

Mario Sarsa, de 56 años, ha prestado sus servicios médicos en África como cooperante de la asociación vasca durante años -estuvo 12 años en Guinea Ecuatorial-, pero en este momento estaba de vacaciones en África central. El galeno, especialista en Medicina Tropical, es natural de Villanúa (Huesca). Fue capturado por los rebeldes del Movimiento de Liberación Independiente de los Aliados cuando recorría el río Congo a bordo de una embarcación fluvial, la 'Malaïka'. «La información de que disponemos es aún bastante difusa», admitió el cónsul español en Kinshasa, Enrique Criado. Confirmó que el facultativo, separado y con dos hijos, «no estaba registrado en el país africano ni como residente ni como visitante».

Último contacto en marzo

El Centro Nacional de Inteligencia (CNI) ha puesto en marcha «todos los mecanismos» para liberar al galeno. «Hasta el momento, no tenemos información de su paradero», confirmaba ayer a media tarde la ministra responsable de la provincia donde se produjo el secuestro, Rebecca Enale. Las tropas de la Misión de Naciones Unidas en el Congo (MONUC) también participan en la búsqueda de los captores.

Mario Sarsa Manresa había terminado recientemente su contrato como médico de apoyo en la localidad zaragozana de Caspe, por lo que disponía de tiempo para su pasión africana. «Conoce el continente en toda su extensión como la palma de su mano», aseguró ayer un portavoz de la organización no gubernamental vitoriana, que está presidida por Álvaro Iradier, bisnieto del explorador Manuel Iradier.

Mario se puso en contacto con miembros de la organización el 12 de marzo a través de un correo electrónico. Les contó que se encontraba en Bunia, camino de Kisangani, donde pensaba iniciar el descenso del gran río hasta Khinsasa, «eje central de este pequeño periplo que estoy haciendo y que empecé en Uganda», narraba. Mario también les comentó que tenía pensado regresar a España a finales de abril. Desde entonces, ningún miembro de la asociación ha vuelto a tener contacto con el médico aragonés.

El ataque del grupo rebelde contra Mbandaka y su aeropuerto se saldó con la muerte de siete militares congoleños, tres integrantes de la Misión de la ONU en el Congo, dos civiles y 21 insurgentes.

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web