Imprimir

«La gente es muy dada a consumir en función de lo que ve en televisión»

on . . Visitas: 423


ROCÍO VALLE

Cecilia Guillén es médico en Orihuela y forma parte de Acción Católica. Su afán por ayudar a los países subdesarrollados la lleva a ser una de las personas que atienden a los clientes en el 'Comercio Justo' porque cree verdaderamente en este sistema, al cual defiende y pide que se haga publicidad porque ella considera que no es cuestión de solidaridad, sino de darle a cada trabajador lo que se merece.

- ¿Por qué implantan el establecimiento del 'Comercio Justo'?

- El comercio justo trata de que los países que están en vías de desarrollo puedan introducir sus productos sin una serie de intermediarios, que impiden que su trabajo tenga una remuneración adecuada, porque las multinacionales pactan una serie de cantidades para comprar los productos a estos países y así poder venderlos de una forma más económica. El comercio justo a través de varias ONG favorece el transporte de los productos sin intermediarios y así estos países obtienen el beneficio que se merecen.

- ¿Qué tipo de productos ofrecen?

- De alimentación, de joyería y de artesanía de los diferentes países.

- ¿El establecimiento tiene beneficios?

- No, todo se hace de forma voluntaria. Los que vienen son una serie de personas que tienen su trabajo o jubilados. Hay dos por turno y venimos cada cierto tiempo, según podamos. Yo, por ejemplo, soy médico, pero también hay profesores, maestros y amas de casa. Está representada toda la población.

- Con tanta gente en el comercio, ¿funciona bien?

- Sí, tenemos unas hojas en las que llevamos la contabilidad. Por ejemplo, cuando yo llego compruebo lo que han puesto mis compañeros anteriores y veo si está todo correcto. Hago la cuenta de lo que hay al entrar y al salir, y eso es lo que tiene que hacer cada uno. Normalmente, no hay ningún problema, hay veces que han faltado cinco euros, otras veces ha habido 10 de más.

- ¿Tienen gastos?

- Muy pocos. En principio la tienda no tenía alquiler, los dueños accedieron gratis, y ahora estamos pagando una pequeña cantidad por el local, tampoco es excesivamente caro, porque los propietarios también están comprometidos, ya que pertenecen a un grupo de la iglesia. También le pagamos a una señora de limpieza, pero los gastos son mínimos.

- ¿Hay aceptación por parte de los oriolanos?

- Síque hay, lo que pasa es que la gente es muy dada a consumir en función de la televisión. Para que alguien consuma un producto diferente tiene que haberlo probado. Lo que generalmente pasa es que muchas veces vienen por una cuestión de solidaridad. Entonces llegan aquí, compran algo y al final les gusta por lo que más tarde vienen a comprar un determinado producto que ya han probado y es de su agrado.

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web