Imprimir

«Hoy se tira por la borda el talento de muchas mujeres»

on . . Visitas: 435


Por su carácter inquieto y su afán de abrir caminos, ahora  compagina su veta creati va con la presidencia de Ammde, una asociación de mujeres empresarias.

29032010im1

una sólida conciencia ecológica

La eldense Sara Navarro reivindica una vida a ras de suelo, «en contacto con la tierra, con las plantas». Tiene un pequeño huerto en su casa y honda conciencia de que la era tecnológica (móviles, microondas, ordenadores...) es una amenaza para nuestra salud. Convicción en la que se afianzó tras superar un cáncer de mama.

—Tiene prestigio internacional por sus zapatos y se lanza ahora al diseño de gafas y joyas... ¿Riesgo en plena crisis?

—¡Es cuando más hay que trabajar! La crisis está siendo muy dura, pero esa palabra viene del griego y significa cambio. No es un hundimiento. Las cosas ocurren porque no pueden seguir como estaban. Tienen que evolucionar hacia otra forma de entender el consumo, hacia valores menos superficiales.

—Pero un cambio de tercio encierra cierta osadía.

—¡No es que se cambie de tercio, es que se amplía! En una marca como la nuestra, Saraworld, la finalidad es crear un universo de productos.

—Lo que no evita que se la suela identificar sobre todo con el calzado.

—El zapato es lo que más se conoce porque es lo que siempre se ha comercializado y distribuido, pero yo en realidad empecé haciendo de todo. Por ejemplo, ropa. Hacía trajes de novia, de fiesta, muchísima ropa de cuero, marroquinería, guantes, pañuelos, paraguas... Mi mundo ahora es más el complemento y mi especialidad, la piel.

—Estudió Filosofía y Psicología. ¿Talento de base humanística?

—Siempre he tenido un concepto universal de todo, del propio proceso creativo y de relacionar las cosas para proyectarlas al futuro. Mis pasiones son la literatura y el arte. ¡Si pudiera, sería coleccionista y me dedicaría sólo a eso! Compré mi primer cuadro con dieciséis años.

—Entonces sus padres, zapateros de tradición en Elda, no sospecharían que daría continuidad usted a la empresa familiar...

—Al revés. No tanto por mis estudios como porque yo tenía mucha facilidad para el dibujo y la pintura y mi padre (que siempre ha sido muy empresario y con mucha visión de futuro) pensó: «¡Ya tengo a la diseñadora!». Así surgió el que dentro de la empresa familiar yo hiciera una marca con mis propios productos.

—Además tiene muchas aficiones.

—¡Yo no me aburro jamás! No entiendo cómo la gente dice «me aburro». Siempre me ha faltado tiempo para todas las cosas que quería hacer. Cuando no estoy en una librería, voy a una exposición. Si no, a un café nuevo que han abierto, si no, de viaje...

—También se está sacando el título de piloto de aviación (o pilota, que diría Aído).

—Siempre me he puesto retos y he tenido afán de superación. Me quedan siete u ocho horas de vuelo para que me den el título. Tengo una sensación de libertad enorme cuando estoy volando...

—Y ahora encabeza una entidad de mujeres empresarias.

—Me han elegido presidenta de la Asociación Madrileña de Mujeres Directivas y Empresarias (Ammde), integrada en Fedepe. Creo que es una forma fantástica de que las mujeres podamos acceder a puestos importantes en el mundo empresarial.

—¿Hay que poner señoras por decreto en los Consejos de Administración?

—No por ley española, sino europea. Es necesario, porque si no estuviera legislado, jamás habría ninguna.

—¿Cuál es el valor añadido femenino?

—Con más mujeres en los altos puestos económicos, las cosas irían mejor, porque somos grandes gestoras del tiempo y buenas economistas. ¿Qué es una familia, sino una diminuta pyme? En el reciente consejo de las Cajas de Ahorros... ¿has visto esa foto? Una mesa enorme y ni una sola mujer. Se está perdiendo muchísimo talento. Ahora mismo en este país hay una generación de mujeres de entre 40 y 50 años tremendamente preparada. Deberíamos estar en puestos muy importantes y no se nos está dando paso.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web