Imprimir

Santos recoge el testigo de Uribe sin vacilar: «No descansaré hasta erradicar a las FARC»

on . . Visitas: 429

10-03-2010_ima1


Álvaro Uribe escucha a su entonces ministro de Defensa y ahora candidato del Partido de la U, Juan Manuel Santos, en un acto castrense celebrado en noviembre de 2008

ALEJANDRA DE VENGOECHEA CORRESPONSAL

BOGOTÁ. Cuando hace un par de semanas la Corte Constitucional decidió que el presidente Álvaro Uribe Vélez -con un 60 por ciento de aprobación tras ocho años de mandato- no podía aspirar a una segunda reelección, los colombianos confesaron sentirse huérfanos. Uribe les había devuelto seguridad, inversión, crecimiento.

Por eso anoche, el ex ministro de Defensa Juan Manuel Santos, tras ser proclamado candidato presidencial por el partido de la U, no dejó lugar a la duda, ni a las medias tintas: «Retroceder no es una opción», dijo en tono férreo. «Nuestro objetivo debe ser defender, continuar y mejorar el legado de Uribe. No descansaré hasta erradicar totalmente la violencia narcoterrorista y asegurar la paz y la tranquilidad de nuestras ciudades».

Santos sabía que tenía varios ases bajo la manga. «He sido hombre de resultados, ahí están, el país los ha visto y seguiré dando resultados», afirmó contundente. Con Uribe, un hombre que los colombianos vieron recorrer cada fin de semana los más de mil municipios para escuchar a los alcaldes, un abogado que bajó la tasa de homicidios en un 65 por ciento, la de secuestros en un 85 por ciento, los electores se acostumbraron a hechos y no palabras.

En ese sentido Santos arrancó con el pie derecho y las encuestas ya lo demuestran: para las elecciones presidenciales del 30 de mayo próximo, cuando se realizará la primera vuelta, Santos encabeza preferencias con un 23 por ciento de intención de voto. Le sigue Gustavo Petro, del Polo Democrático Alternativo, el partido de la oposición, con el 11 por ciento.

El Ministerio de Defensa, cargo que ocupó hasta principios de este año cuando tuvo que renunciar para validar sus aspiraciones presidenciales, fue la mejor de las plataformas posibles para Santos. En 2008 coordinó el bombardeo en la frontera ecuatoriana que terminó con la vida Raúl Reyes, el canciller de las FARC. Esa muerte fue determinante para la operación más impactante de los últimos tiempos. La Operación Jaque, mediante la cual un grupo de soldados interpretó diferentes roles -periodistas, miembros de ONG, médicos- para rescatar en el corazón de las FARC a 11 secuestrados políticos, entre ellos la emblemática ex candidata Ingrid Betancourt. Aunque él promete continuar con uno de los gobiernos que partió la historia moderna de Colombia en dos -tanto que se reformó la Constitución de 1991 para permitir la reelección- la pelea no será fácil.

Santos tiene muchos enemigos y puntos en contra como, por ejemplo, los llamados falsos positivos, como se conoció el escándalo en el que se demostró cómo las Fuerzas Militares mataron a cientos de civiles para hacerlos pasar como guerrilleros muertos en combate.

El 14, elecciones legislativas

Por ahora lo único cierto frente a las elecciones del próximo domingo, donde se renovará un congreso bicameral mayoritariamente uribista compuesto por 102 senadores y 166 representantes, es que Santos cuenta con el apoyo de La U, la bancada más grande del Congreso y que promete ser la fuerza más votada en una elecciones a las que se presentan 2.476 candidatos. Los votos de esta maquinaria son suyos, ahora que no va Uribe.

Para los analistas, sin embargo, estas elecciones no renuevan nada y mantienen la corrupta maquinaria. «La mayoría de los partidos que concurren a las elecciones tienen en sus filas a personas con una investigación abierta o a herederos de políticos presos y condenados. El Partido de la U, por ejemplo, acumula a 13 candidatos en estas condiciones», comenta a ABC el analista León Valencia.

Para Valencia el Congreso seguirá con graves interrogantes éticos y con indudables limitaciones en su labor legislativa después de que un 20 por ciento de sus miembros terminara investigado o en la cárcel por sus alianzas con los paramilitares. «El desprestigio del Congreso inhibe el compromiso de profesionales de probada honestidad y de gran preparación académica».

Para Santos lo que pase el domingo será vital. «El resultado de estas elecciones va a dar una pauta sobre dónde están las fuerzas políticas que van a llevar a la presidencia al próximo presidente», dijo Santos rodeado por decenas de simpatizantes.

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web