Imprimir

Mali es optimista sobre los cooperantes secuestrados

on . . Visitas: 593


Las autoridades creen que las peticiones de los secuestradores "forma parte también de su estrategia"

EFE Las autoridades de Mali permanecen confiadas en una resolución positiva del secuestro de los tres cooperantes españoles pese a la nueva petición de Al Qaeda de excarcelar a varios presos islamistas en Mauritania para liberarles, indicaron este lunes a EFE fuentes oficiales próximas a la negociación.

El presidente del país, Amadou Toumane Touré, se mantiene "optimista" y continúa "centrando todos sus esfuerzos en conseguir la libertad" de Alicia Gámez, Roque Pascual y Albert Vilalta, así como de la pareja italiana en manos igualmente de la rama magrebí de Al Qaeda en el norte del país, según las fuentes citadas.


Pese a que la nueva petición de los terroristas -que trasladó uno de los negociadores el pasado viernes a Bamako- no está directamente en sus manos, el Gobierno maliense concede una importancia relativa a esa demanda y asegura que Touré dispone aún de margen de maniobra para influir en las negociaciones.

"Los terroristas pueden pedir muchas cosas, pero eso forma parte también de su estrategia y su campaña de propaganda", afirmó a EFE un alto cargo militar maliense.

Para Bamako resulta clave en estos momentos restablecer la cooperación antiterrorista con sus países vecinos, especialmente con Argelia y Mauritania, que llamaron a consultas a sus embajadores en Mali en protesta por la puesta en libertad de cuatro islamistas encarcelados en el país del Sahel, entre ellos dos argelinos y un mauritano.

Esa excarcelación, tras un juicio rápido que les condenó a una pena de nueve meses de prisión que ya habían cumplido, posibilitó la liberación dos días después del rehén francés Pierre Camatte, el primer extranjero secuestrado en Mali.

Argel y Nuakchot acusaron a Bamako de "ceder al chantaje" de los terroristas y de una "actitud no amistosa" en contra de sus convenios bilaterales de cooperación judicial.

Pero el Gobierno maliense ha acusado siempre también, especialmente a su temido vecino del norte, de no cooperar en la lucha antiterrorista y de permitir que los militantes de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), organización de origen argelino, se refugien en la vasta región septentrional de su país.

Lucha antiterrorista

Bamako lleva más de un año intentando sin éxito organizar una cumbre de jefes de Estado de los países del área para abordar la lucha antiterrorista y acusa a sus vecinos de falta de voluntad política para resolver la proliferación del terrorismo, que se solapa con el tráfico de drogas y de armas en la zona transfronteriza.

Mali, uno de los países más pobres del mundo, no dispone por si mismo de medios suficientes para afrontar la criminalidad en el norte, y precisa la cooperación de sus vecinos y también de los países occidentales.

El convenio de cooperación policial con Argelia faculta a las fuerzas de seguridad argelinas a adentrarse en territorio maliense para perseguir y capturar criminales, algo que ha sucedido hasta ahora en contadas ocasiones.

Fuentes gubernativas en la región de Kidal, en el noreste del país, donde probablemente se encuentran los secuestrados, se mostraban este lunes también confiadas en relación con el caso de los españoles e indicaron que las negociaciones siguen su curso.

Se mantiene el contacto

Según las mismas fuentes, los dos negociadores designados por el presidente de Mali continúan en la región y no han interrumpido en ningún momento su contacto con los secuestradores.

Se trata del hombre de negocios de origen árabe Baba Ould Choueckh, alcalde de Tarkint en la región de Gao y experto conocedor de la zona, y del líder tuareg y antiguo dirigente rebelde Iyad Ag Ghali, originario de Kidal y actualmente cónsul de Mali en Arabia Saudí.

Ghali ya ha actuado con éxito de mediador en anteriores secuestros en la zona del Sahel, así como en negociaciones entre los tuareg y el Gobierno de Bamako para liberar a militares capturados por los rebeldes.

Los tres cooperantes de la ONG Barcelona Acció Solidaria fueron secuestrados el pasado 29 de noviembre en la principal carretera de Mauritania, cuando se dirigían hacia Nuakchot formando parte de un convoy de ayuda humanitaria.

El italiano Sergio Cicala y su mujer, originaria de Burkina Faso, Philomene Kabouré, fueron capturados el 17 de diciembre también en Mauritania.

Ambas acciones fueron reivindicadas por AQMI en comunicados difundidos en internet.

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web