Imprimir

Las familias de los cooperantes confían en que su liberación esté cerca

on . . Visitas: 455


BARCELONA- Las familias de los tres cooperantes secuestrados por Al Qaeda en Mauritania rompieron ayer su silencio a través de un comunicado para agradecer las muestras de apoyo recibidas durante todo este tiempo en el que «luchamos, minuto a minuto, para no consumirnos en una engañosa impaciencia» y más ahora que «cada vez se hace más dura la espera». Hace tres meses que Alicia Gámez, Albert Vilalta y Roque Pasqual fueron raptados cuando se dirigían, por tierra, a Nuakchot, la capital mauritana, con la caravana de la ONG Barcelona Acción Solidaria.

El presidente de la ONG, Toni Camps, fue el encargado de transmitir estas palabras, ya que las familias prefieren seguir en un segundo plano. En este sentido, éstas explicaron que su «silencio no es sinónimo de inacción» sino un signo de prudencia y discreción. La misma actitud que el Gobierno ha querido mantener en estos tres meses para, según éste, no entorpecer la gestión de la liberación de los tres secuestrados.

A pesar de que las últimas informaciones en las que se aseguraba el inminente fin del secuestro, no se han confirmado, las familias están «convencidas de que cada día que pasa estamos más cerca de su libertad». Por su parte, la ONG aseguró que el Gobierno insiste en pedir paciencia y discreción y habla «de medio plazo» para la resolución del secuestro. Aunque, en las últimas conversaciones con el Gobierno, «sí hemos percibido más optimismo», aseguró Camps.

«La caravana 2009 todavía no se ha cerrado, hasta que no vuelvan a casa nuestros compañeros...», apuntó el portavoz de la entidad, Josep Ramón Giménez al ser preguntado sobre la edición 2010 de la caravana solidaria.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web