Imprimir

Una larga carrera de obstáculos

on . . Visitas: 538


'La Rioja sin barreras' considera que Logroño se ha convertido en una de las ciudades que más ha trabajado en este ámbito en los últimos años 'La Rioja sin barreras' cumple veinte años de lucha para lograr unas ciudades más accesibles

Desde el silencioso pero rotundo 'No puedo' hasta ahora han pasado veinte años. El mensaje negro sobre amarillo pegado en los bordillos y desniveles de calles y plazas fue el primer paso de un largo camino de recorrido incierto pero con una meta clara: lograr día a día una ciudad más accesible. Así nació en febrero de 1990 'La Rioja sin barreras' (anteriormente 'Logroño sin barreras').Un pequeño local en la Estación de Autobuses acogió los precarios comienzos, años antes de su constitución, y un bar vecino hacía las veces de oficina postal. Luisa Caro, vocal de la asociación, participó en lo que recuerda como «la construcción de algo, todavía poco definido, pero que considerábamos imprescindible en Logroño».

Una docena escasa de personas con dificultades físicas iniciaron un exhaustivo recorrido por las calles para señalizar cada uno de los obstáculos que éstas presentaban a su paso: bordillos, escaleras, rampas demasiado pronunciadas... Todas y cada una de ellas se convirtieron en acreedoras de lucir la pegatina que condujo a más de uno de estos pioneros a Comisaría por fijar carteles en zonas no reservadas para tal efecto.

Pero paso a paso, sin sucumbir al desaliento, la pequeña asociación fue convirténdose en la auténtica artífice de la eliminación de barreras arquitectónicas, en el despertar de una conciencia colectiva que ahora ya se siembra desde el mismo colegio. Luisa Caro mira atrás satisfecha, pero advierte de que la lucha no ha terminado. «Todavía quedan lugares que resultan inaccesibles para nosotros o que nos plantean serias dificultades, cosas que no se hacen del todo bien y que resultan casi inapreciables para quien no sufre ninguna limitación física», precisa. Pero los socios de 'La Rioja sin barreras' no dudan en reconocer que Logroño es una de las ciudades en las que más se ha trabajado por la accesibilidad, a pesar de que comenzó con cierto retraso. En este sentido, Luisa recuerda que se fijaban en Barcelona como modelo a seguir en aquellos primeros años, «pues la capital catalana estaba a años luz de nosotros, e incluso había recibido un premio internacional».

Muchas cosas han cambiado desde aquel 13 de marzo de 1990, fecha en que 'La Rioja sin barreras' entraba en el Registro de Asociaciones de la Comunidad Autónoma: sus siglas han logrado reunir en la actualidad a ciento ochenta y nueve socios, fue declarada entidad de utilidad pública por el Ayuntamiento de Logroño en 2005 y desarrolla un amplio programa de actividades destinadas a mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad física.

Es miembro activo de la Confederación Coordinadora Estatal de Minusválidos Físicos de España (COCEMFE), del Comité Español de Representantes de Minusválidos (CERMI), del Foro para el Empleo, del Consejo Sectorial de Discapacitados y forma parte de la Mesa Sectorial de Discapacidad.

Reivindicar la mejora de la accesibilidad y colaborar con las entidades responsables de la misma fundamentan la actuación de los socios de 'La Rioja sin barreras'. Su secretario, Félix Fuertes, señala en este sentido que una actitud abierta al diálogo ha sido siempre su mejor baza. «Hasta este año hemos limitado hasta cierto punto nuestra labor para no interferir en competencias locales de otros municipios; ahora, nuestro ámbito regional nos abre la puerta para desarrollar actuaciones allí donde resulte más necesario», explica.

Largo es el camino recorrido, «pero todavía hay que llegar más lejos», señala Luisa Caro. Por ello, la asociación lleva a cabo una actividad incesante y lo hace en varios frentes. «Todos se agrupan bajo la intención de promover el bienestar social y la independencia de las personas con discapacidad física». El Programa de Atención a las necesidades del usuario vertebra así el funcionmiento de 'La Rioja sin barreras', abriendo la puerta a la asociación a través de la información, el asesoramiento y la orientación. Los datos señalan que durante el año 2009 se recogieron en sus oficinas un total de 343 consultas formuladas por 218 usuarios. De ellas, la mitad estaban relacionadas con la búsqueda de empleo, seguida por la formación y los temas relacionados con la salud, ambas con una incidencia del 16 por ciento.

Empleo y formación

El Servicio de Integración Laboral ostenta, en consecuencia, un lugar fundamental en la oferta asistencial de la asociación, tratando de fomentar la empleabilidad de las personas con discapacidad física y su inserción en el mercado laboral con todas las garantías, tanto para el trabajador como para la empresa contratante. El año 2009 se saldó con siete incorporaciones laborales de un total de treinta ofertas de empleo recibidas y quince personas participaron en cursos de formación. «Como era de temer», lamenta el secretario de la entidad, «la crisis económica ha castigado duramente a nuestro colectivo y eso ha supuesto un crecimiento muy rápido de nuestra bolsa de trabajo, alcanzando en el último ejercicio los 283».

La mejora de la calidad de vida de las personas afectadas de discapacidad física centra el Programa de rehabilitación PROGRESA, que contribuye de esta manera al logro de una mayor autonomía personal. «Este servicio ofrece fisioterapia, podología, tan necesaria para las personas con movilidad reducida y en silla de ruedas», explica Félix, «además de gimnasia, yoga y psicología. Ahora nos vemos un poco limitados en cuestión de espacio, pero el Ayuntamiento de Logroño nos ha concedido un local de 140 metros cuadrados en la Plaza Martínez Flamarique. El presupuesto para su acondicionamiento asciende a 180.000 euros y supone un nuevo reto, pero esperamos resolverlo y disponer de unas instalaciones que nos permitan desarrollar estas actividades con menos limitaciones que hasta ahora», concluye.

En la misma línea que el anterior, el programa de cuidado de personas con discapacidad física, extensible a las familias que las atienden cuando éstas se encuentran en situación de dependencia, incluye cursos y talleres, servicio de acompañamiento, así como orientación, asesoramiento y apoyo.

Las actividades de animación socio-cultural completan la integración de los usuarios mediante técnicas de presentación, dinámicas de grupo, cafés-tertulia, diseño y elaboración de boletines informativos, cine-forum y talleres de actividades plásticas. También se gestiona desde aquí el programa de vacaciones de COCEMFE.

Accesibilidad de edificios

En el año de 2007 veía la luz la 'Guía Accesible de Logroño: ocio, turismo y cultura', que ofrece información sobre el grado de accesibilidad de los edificios más representativos y aquéllos destinados al esparcimiento.

«Fue un trabajo durísimo», recuerda Luisa Caro, «ya que fue confeccionado íntegramente por personas de la asociación que recogieron los datos a fuerza de patearse la calle. La edición presenta un formato de fichero, que permite su actualización a medida que los edificios reseñados modifican sus condiciones de accesibilidad».

Pero de todas las actuaciones llevadas a cabo por 'La Rioja sin barreras', la más eficaz es la de sensibilizar a la población acerca de las dificultades que cada día han de hacer frente quienes, de una u otra forma, ven disminuidas sus condiciones físicas.

«Las campañas desarrolladas en los centros educativos son, sin duda, la mejor manera de sembrar un futuro mejor», señalan Félix, Luisa y Mª Cruz Cabello, presidenta de la entidad.

Toda aportación es valiosa a la hora de crear un ambiente de normalización en un mundo en el que nadie es perfecto, en el que todos y cada uno de nosotros ha de cargar con sus propias deficiencias, visibles o no.

«Hace años era extraño ver por la calle a una persona paseando en silla de ruedas», medita Félix Fuertes. «Ahora resulta habitual, no porque haya más personas necesitadas de ese recurso, sino porque ya no sienten la necesidad de ocultar su discapacidad: ni ellas, ni sus familias». Y es que en la carrera hacia la total accesibilidad, las barreras más altas son aquéllas ocultas en lo más profundo del ser humano. Pero ésas también van cayendo...

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web