Imprimir

Bocata bajo cero

on . . Visitas: 553


Cientos de estudiantes toman parte en el Día del Ayuno Voluntario organizado por Manos Unidas

CARLOS ÁLVARO | SEGOVIA.

Un bocadillo y un refresco y una buena charla con los compañeros de pupitre a cambio de 3 euros y por una buena causa. Esto es lo que ofrece el bocata solidario, actividad en la que ayer volvieron a participar alrededor de dos mil escolares procedentes de los centros educativos de Segovia capital, tanto públicos como concertados.

La gélida temperatura restó afluencia de estudiantes a los aledaños de la Escuela de Magisterio porque muchos, especialmente los más pequeños, se quedaron en sus respectivos colegios, donde recibieron los bocadillos y el refresco.

La iniciativa, promovida por la ONG de inspiración católica Manos Unidas, volvió a ser un éxito, pues, a pesar de la crisis, volvió a contar con el respaldo unánime de numerosos industriales segovianos -charcuteros, panaderos y hosteleros-, que colaboraron de manera desinteresada en procurar los ingredientes para la elaboración de los bocadillos. La organización preparó alrededor de dos mil bocadillos y a eso de las dos y media de la tarde había conseguido repartir más de 1.600. Los voluntarios de Manos Unidas se encargaron de transportar las viandas a cada uno de los centros que los solicitaron: «Hemos llevado bocadillos a los Maristas, a las Jesuitinas, al Carlos de Lecea, al colegio Nueva Segovia, al Elena Fortún, etcétera», desveló Elena Mancebo, de Manos Unidas, que destacó la implicación creciente de colegios públicos e institutos.

Alrededor de las dos de la tarde comenzaron a llegar los estudiantes, especialmente de los colegios Claret y Concepcionistas. Mientras la música sonaba por los altavoces, se hicieron bocadillos de chorizo, tortilla de patata, jamón serrano, queso, mortadela y lomo. Los adolescentes lo pasaron en grande. Algunos recogieron su comida y se retiraron a los jardines de los Zuloaga, Conde Cheste e incluso en la plaza del Azoguejo y la avenida Fernández Ladreda. Era una manera de no quedarse quietos y no pasar frío. Mancebo subrayó la importancia que la actividad tiene en la sensibilización de los escolares ante la lacra del hambre en el mundo.

La actividad del bocata solidario pone el broche de oro a la campaña contra el hambre en el mundo que todos los años organiza Manos Unidas. Esta año, el objetivo es sacar adelante al menos cinco proyectos solidarios, tres en Asia y dos en África. Para ello, la ONG cuenta con un presupuesto inicial de 135.000 euros, aunque confía en incrementarlo para sumarse a nuevas acciones.

La catástrofe del terremoto de Haití condicionará el trabajo. De momento, Manos Unidas ha recogido donativos por importe de 15.000 euros que servirán para financiar, junto a otras delegaciones de España, tres proyectos, dos educativos y uno agrícola, en las zonas más deprimidas del país caribeño.

El año pasado, Manos Unidas de Segovia contribuyó con 165.000 euros a diez proyectos que beneficiaron directamente a 22.000 personas.

La campaña, que comenzó el lunes con una celebración eucarística en la parroquia de San Millán, también ha estado presente en todos los arciprestazgos de la diócesis con actividades de todo tipo destinadas a recaudar fondos.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web