Imprimir

"Nunca se deben perder los sueños"

on . . Visitas: 616


- Jesús Blanco González, pamplonés de 36 años, tras trabajar como cooperante en Bolivia, dirige en Navarra Proclade, la ONG de los Claretianos

 

2010-02-07_ima1

Licenciado en Derecho, se mueve entre iniciativas de economía solidaria y de consumo responsable, entre misioneros y seglares en el Tercer Mundo que lo dejan todo por desarrollar los proyectos de cooperación que promueve desde Pamplona. Es uno de los impulsores de Fiare (Fundación de Inversión y Ahorro Responsable) promotora de Banca Ética.

De la empresa privada en Pamplona a la montaña boliviana. ¿Necesitaba emociones?

Era joven. Era la utopía de creer que Derecho es la justicia y el sueño de buscar la justicia en un lugar donde no existe.

¿Ha encontrado la justicia?

El Derecho lo he aparcado y por la justicia sigo luchando.

¿Y también es directivo de banca?

Soy Técnico de cooperación al desarrollo y soy socio de Banca Ética. No crea más dinero a costa de cualquier precio, crea desarrollo. Estamos abiertos a cualquiera.

¿Me puedo fiar?

Es un banco con toda la seguridad y todas las obligaciones que exige el Banco de España donde está registrado. Totalmente fiable. No hablamos de un grupo de amigos ni es una ONG. Es un banco y opera con todas las normativas y obligaciones de los bancos. Todo movimiento se registra en el Banco de España.

¿Gana tanta pasta como Botín?

Él gana algo más: unos 4,5 millones de euros. Con un salario medio en España hay que trabajar ocho meses para ganar lo que él gana al día. El trabajo de un presidente o de un futbolista no puede ser tan importante.

¿Tiene hipoteca?

Desgraciadamente la voy a firmar enseguida con otra entidad. Dentro de dos años espero que Banca Ética pueda conceder créditos hipotecarios. En Italia ya funciona como un banco normal.

¿Beneficio y justicia son compatibles?

Sí, según se entienda por beneficio. Un banco o una empresa necesitan un beneficio para mantenerse y, si el beneficio se reinvierte en el bien común, son compatibles.

Hagamos del mundo la tierra de todos, se dice. ¿Con la que está cayendo le entra la risa?

No. Si no creyese no estaría en esto. Los sueños nunca se pueden perder y además son posibles. Pasan por un cambio de mentalidad.

Piense en Haití. ¿Otro mundo es posible?

Recuerdo una viñeta con una mano saliendo de los escombros y que decía: "Nos hemos tenido que sepultar para hacernos visibles". Para hacer visible a Haití se lo ha tenido que comer la tierra.

¿Dónde está nuestro Sur?

El sur lo tenemos en Pamplona y en el 80% de la humanidad. Vivimos en pequeñas burbujas y no nos damos cuenta.

¿Nos van más las rebajas que el comercio justo?

Sin duda. El comercio justo no puede ponerse en rebajas porque no tiene excedentes de producción y las rebajas son excedentes de producción.

¿Más 0,7% y menos ONGs?

Evidente. El gran problema es la condonación de la deuda externa. Es el sueño a lograr. Entre tanto, lo efectivo es seguir trabajando.

¿Alguna imagen en la memoria?

En el Congo. En un centro nutricional de las monjas claretianas: vi el límite y detrás la muerte. La desnutrición brutal. No lo entendemos cuando nuestra preocupación es pagar la hipoteca. Pero no olvido la alegría de un niño con un vaso de Cola-Cao en las manos.

¿De aventuras cómo anda?

Volviendo de Cochabamba con chavales en coche, de noche, por una carretera de asustar por precipicios y ladrones, con un todo terreno siguiéndonos. Me salí en una curva y no sé que mano nos volvió a meter en la carretera. Los que nos seguían no eran bandidos, eran de una secta religiosa. No pasó nada.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web