Imprimir

Hay que zanjar la batalla de Vic

on . . Visitas: 532


Y AHORA VENGO YO

EL alcalde de Vic ha conseguido poner su ciudad en el ojo del huracán de la política catalana y los titulares de periódicos y telediarios. Su decisión de negar el empadronamiento a los inmigrantes en situación irregular tiene un objetivo claro e inequívoco, que no es otro que frenar el crecimiento electoral del ultraderechista Anglada, cuya Plataforma per Catalunya consiguió en las pasadas municipales 4 concejales de 21, casi el 20% del pleno. Y ésa es una preocupación que ocupa muchas horas al resto de formaciones políticas. Es una realidad que se impone a todo el debate que está generando la polémica medida del alcalde Vila d´Abadal, que por supuesto no comparto porque alimenta una hoguera, la de la xenofobia, que más nos vale a todos tener controlada.

La conclusión es que tanto si prospera la medida como si el Gobierno la impide, Vila d´Abadal ha conseguido ya su objetivo. Porque no nos engañemos, no estamos en un país cuya población va mayoritariamente de ONG y en defensa de los derechos de los extranjeros. Al contrario, la opinión pública mayoritaria es que hay que poner freno a la inmigración, y más en estos tiempos de crisis económica. Lo que pasa es que muchos lo dicen en voz baja y en privado por aquello de que no es políticamente correcto. Y el alcalde de Vic y el resto de alcaldes y gobernantes lo saben.

A Vila d´Abadal, los medios le estamos haciendo la campaña, como el FBI se la ha hecho a Llamazares con lo de su foto a lo Bin Laden, aunque, contrariamente al alcalde de Vic, le llega tarde, cuando ya no es coordinador de Izquierda Unida. El problema es que en la capital de Osona el terreno está tan sólo abonado y ahora viene la segunda parte de la batalla, la de plantar las semillas, una tarea a la que CiU se dedicará a fondo, pero también Anglada, porque el debate del padrón también le beneficia. Es un campo en el que pueden crecer varias clases de plantas.

Lo que conviene ahora es que el Gobierno zanje con contundencia la polémica y obligue a Vic a inscribir a los inmigrantes y así el debate vuelva a ser lo antes posible un problema local, porque en estos momentos es nacional, lo cual también beneficia a Anglada, más si convergentes y socialistas -socios de gobierno en Vic junto con ERC, por cierto- se tiran los trastos desde sus sedes centrales.

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web